upc4

Laura Castro Golarte[1]

Después de las elecciones del 5 de junio pasado en seis estados de la República, al triunfalismo inicial de la alianza Va por México que ganó dos de seis (o perdió cuatro de seis), siguió una reacción que revela la degradación de los partidos mal llamados de oposición en México. Una actitud lo más alejada (de por sí) de los intereses y preocupaciones de los mexicanos: decretaron una “moratoria constitucional”.

¿Para qué sirve la oposición? La verdad es que en México no tenemos mucha experiencia, como ciudadanos, en cuanto a la operación de partidos de oposición. Se supone que deben actuar en función del mandato popular, por supuesto, en defensa de las necesidades e intereses de la sociedad a la que se deben. Se supone también que deberían despertar una especie de aliento y confianza social porque les corresponde actuar como contrapeso de los ejecutivos para que no abusen del poder. Sin embargo, nunca o casi nunca se han comportado de esa manera ¿alguien tiene en mente alguna acción de los partidos de oposición emprendida en función del interés nacional? ¿Alguien? ¿alguna? ¿En nuestra historia reciente? Remarco: interés nacional.

En regímenes parlamentarios, por lo general, la oposición no sólo funciona como contrapeso del gobierno en turno sino que es gobierno. Comparte responsabilidades al ocupar puestos en el gabinete del primer ministro en turno para llevar adelante agendas ambientales, progresistas, sociales, económicas y/o diplomáticas; para llegar a acuerdos, para definir programas y políticas en beneficio de la sociedad a la que se deben.

En México no es así y no ha sido hasta donde tengo memoria y conocimiento histórico con alguna rara excepción quizá perdida en el tiempo. Por supuesto no me refiero al régimen parlamentario sino a la actitud de la oposición. Dividida en facciones desde antes de la consumación de la Independencia cuando empezaba el siglo XIX, la clase política nacional, entre que de buena fe, ingenua, “soñadora” de uno o de otro proyecto de nación y no dudo que también perversa, no ha puesto por encima de intereses de cualquier índole, el bien superior de la nación. Es probable que, en algunos momentos, algunos personajes, hayan creído que lo hacían, o lo hicieron efectivamente pero duró poco. Han sido más fuertes y profundas las diferencias, la mezquindad y un orgullo mal entendido que han convertido en eterno aquel anhelo de que México formara parte del conjunto de naciones civilizadas.

Vivimos algo muy similar en estos días. La “oposición” realmente derrotada en las elecciones del 5 de junio (desde 2018 los partidos en esa posición siguen en la lona), ahora se pone de acuerdo para frenar cualquier iniciativa del Ejecutivo federal que implique reforma constitucional. No importa si es buena, si es necesaria; si no está tan bien pero se puede mejorar. Descalificación a priori, no más porque sí. Muy lejos están de actuar como debería una oposición que se precie de serlo, con trabajo legislativo y político, especializado, sin olvidar que en el centro de todo deberíamos estar los mexicanos. El rechazo es ciego, irracional, sin argumentos de peso y sin considerar el sentir de los ciudadanos a los que deberían representar; así actuaron con la reforma energética.

En los tiempos que corren, de los que somos testigos mudos e impotentes, la oposición no sirve ni para aliarse y ganar elecciones, mucho menos para atender reclamos ciudadanos añejos y ni qué decir para actuar como contrapeso del Ejecutivo. No sirve más que para cobrar por nada.

  [1] Periodista, doctora en Historia, docente en ITESO.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.