upc4

SERGIO PADILLA MORENO

Este lunes 10 de octubre es aniversario del nacimiento del gran compositor de óperas Giuseppe Verdi (1813-1901) y el próximo miércoles recordaremos el nacimiento de uno de los más grandes intérpretes de
algunas de las óperas verdianas, nos referimos al gran tenor italiano Luciano Pavarotti, quien nació en Módena el 12 de octubre de 1935.
Pavarotti fue un extraordinario cantante de ópera que supo aprovechar toda la fuerza de la imagen y
promoción de la mercadotecnia, pero sustentada en su indiscutible carisma y su prestigiosa carrera en los escenarios de las más importantes casas operísticas del mundo, forjada gracias a la inigualable calidad y belleza de su voz. El legado discográfico de Pavarotti es amplio y accesible a través del CD, DVD y los actuales soportes electrónicos.
Concretamente, de los papeles creados por Giuseppe Verdi, hay que destacar sus interpretaciones en el rol del Duque de Mantua de Rigoletto, el protagonista de Ernani, Alfredo en La traviata, Manrico en El trovador y Radamés en Aída.

Más allá de los logros artísticos de Pavarotti, es interesante asomarse a conocer su vida para descubrir al ser humano con sus luces y sus sombras. Y es que más allá de los triunfos artísticos y los aplausos recogidos en todo el mundo a lo largo de su vida enfrentó un sinnúmero de experiencias que lo forjaron para determinarlo a decir, como expresó en varias entrevistas, que la vida vale la pena vivirla y disfrutarla
cada día y a cada momento. Pavarotti vivió de pequeño la ocupación nazi en Italia y fue testigo de las atrocidades de la guerra.
Cuando era muy niño enfermó gravemente y estuvo en coma a lo largo de dos semanas, afortunadamente recuperó la salud en lo que fue toda una experiencia que siempre le dio vitalidad. Su
carrera artística la forjó trabajando con ahínco como profesor y vendedor de seguros, aunque contó siempre con el apoyo de sus padres para que no dejara de prepararse como cantante, carrera que inició en 1961. Otra de sus experiencias más fuertes fue cuando una de sus hijas es diagnosticada de una enfermedad grave, de la que finalmente salió avante, y después también enfrentar un diagnóstico médico
poco alentador de su segunda esposa, Nicoletta Mantovani, ante lo cual Pavarotti le dijo: “Hasta ahora te amaba, pero a partir de ahora te adoro, y juntos vamos a sobrellevar esto”.

Otra faceta importante de Pavarotti fue su talante filantrópico, pues a partir de las experiencias que vivió en la guerra, las penurias que enfrentó su familia en aquellos difíciles años, así como las enfermedades
que le tocó vivir en sus seres más queridos, el tenor italiano no cesó de aprovechar su arte para organizar conciertos masivos que reunieran fondos para apoyar diferentes causas y que ahora sigue en una fundación: https://www.lucianopavarottifoundation.com/

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara –padilla@iteso.mx

Pavarotti – La Donna e mobile (subtitulada Español)
https://www.youtube.com/watch?v=lIf069YRe-w

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.