upc4

MICHELLE FLETES

Después de un año de lucha por su trabajo, los pepenadores del vertedero de Matatlán siguen luchando por su hogar y su fuente de trabajo. El lugar sufrió un incendio que arrasó con sus “viviendas”.

Andrés Gaona Ortega, presidente de la Unión de Pepenadores de Matatlán, con más de 50 años ejerciendo la labor de la pepena, explicó las pésimas condiciones en que actualmente se encuentran a causa de la quema del vertedero, ya que ocasionaron la destrucción de las cabañas, mismas que eran sus hogares, “nunca nos había pasado nada de esto”, comentó.
“Estamos enfrente del tiradero y carecemos de alimentos, de un techo donde vivir, estamos carentes de un abrigo”, señaló el señor Andrés y agregó que agradecía a las personas que han tenido la amabilidad y el sacrificio de socorrerlos con lo que necesitan; sin embargo, lo que más quieren es su trabajo y lugar de vivienda de vuelta.

Agregó que no se les ha dado una respuesta satisfactoria: “le echan la culpa a la empresa Caabsa y no podemos entrar por lo poco que nos quedó, se está perdiendo ahí adentro; si no nos quieren, nos deberían de pagar el tiempo que duramos trabajando nosotros para ayudar al medio ambiente y la ecología”.
QUE LAS AUTORIDADES LOS VEAN Y RESUELVAN
Son mil 200 personas las que conforman el trabajo de la pepena, y actualmente son alrededor de 60 personas que se encuentran afuera del vertedero de Matatlán, haciendo resistencia, con la esperanza de que las autoridades den respuesta a su situación: “parece que no existimos, cuando ya les ayudamos mucho tiempo”, señaló Andrés Gaona. Son 25 familias que comparten lo que las personas les llevan de apoyo: “le doy gracias y enhorabuena cada que vienen de Lazos Unidos porque ellos nos traen siempre algo para compartir con nuestros compañeros”, enfatizó el señor Gaona Ortega.
TRABAJO GENERACIONAL
La última familia que se integró a la pepena cuenta con alrededor de 33 años de antigüedad, cabe destacar que es una labor que han seguido de generación en generación, por lo que Andrés Gaona comentó que es ahí donde se han criado sus hijos, nietos, les han dado el estudio y han salido adelante por medio del trabajo de la pepena. El líder de pepenadores comentó que, en el vertedero recibían aproximadamente 1,200 toneladas de basura al día, de las que se reciclaba entre el 35 y 40%.
“Estamos haciendo una labor muy importante, ayudamos al planeta, al ambiente, y no se nos ha tomado en cuenta. Una labor como la que hacen los pepenadores se les debería de dar hasta un reconocimiento y aquí, al contrario, nos despojaron de nuestro trabajo y del lugar de vivienda, yo quisiera que las autoridades crearan conciencia de que somos necesarios porque el trabajo que hacemos nosotros no lo hace la ciudadanía”.

Por otra parte, la Sra. Ángeles Calzada lleva 30 años trabajando en la pepena y es una de las afectadas. Comentó que ellos, como pepenadores, hacían una labor para ayudar a reducir la contaminación: “la basura que se entierra genera contaminación para el ambiente, con lo que nosotros apartábamos, reducíamos este problema, ahora que uno no se separa se va juntar más basura”.
Agregó que: “nosotros siempre vamos a ser los patitos feos, pero somos seres humanos, tenemos corazón, nos late igual, nosotros sentimos dolor, sentimos angustia, lloramos y sufrimos”.
Cabe señalar que los pepenadores del vertedero de Matatlán interpusieron una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos en contra del alcalde de Tonalá, Sergio Chávez, por un presunto despojo ilegal.
1,200 toneladas se recibían todos los días,
35 y 40 por ciento de la basura se reciclaba
25 familias afectadas.
50 años de pepenadores.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.