upc4

Redacción

Un evento extraordinario se llevó a cabo en la asamblea principal del Santuario de los Mártires, protagonizado por cientos de fieles llegados de diferentes partes del país, acompañados de la presencia amorosa de la Virgen María, en la advocación tan nuestra de Guadalupe, para mostrar su devoción a los beatos y santos mexicanos que entregaron su vida por Jesús.
DE LA FAMILIA DE LOS SANTOS
De hecho, el ‘grito de guerra’ de estos testigos fieles, antes de que sus verdugos les cegaran la vida para este mundo, fue: “¡Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!”. No podía faltar, pues, la Reina del Cielo, la que, sin duda, recibió a estos valientes testigos de su fe, en el paraíso.
Fue una peregrinación y Eucaristía llenas de alegría, de fe, de admiración, de devoción, de entrega, de canto, que desde hacía tiempo venía coordinando Mónica Gallardo Aguilar (con parentesco de san Rodrigo Aguilar) y un grupo de señoras devotas, algunas de ellas también del linaje de los Mártires Mexicanos.
Los participantes, en 12 autobuses y varios automóviles, venían con el ánimo encendido para mostrar su devoción, que encontró eco en el orden y la logística preparada con esmero para esta ocasión.
Llegaron sabiendo que iban a ser escuchados por Dios, confiados en la intercesión de Ntra. Sra. de Guadalupe y de los Mártires mexicanos.
DOS GRANDES REGALOS
Como parte de esta peregrinación se bendijo y se entronizó a la Santísima Virgen de Guadalupe, en una bellísima escultura de 3.50 mts., elaborada por artesanos de Bolaños, Jal., y que fue donada por los organizadores. La ceremonia de entronización la condujo el Padre Gerardo Aviña, Rector del Santuario, y presidió la Eucaristía el Padre Johm Walsh, LC, concelebrada por varios Presbíteros.
Contó el encuentro con el saludo del señor Julio García Briseño, recientemente nombrado presidente del Consejo de Construcción del Santuario de los Mártires, por el señor Cardenal D. José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara.

Como parte de las ofrendas, el comité organizador donó una Imagen de la Virgen de Guadalupe, escaneada de la original e impresa sobre lienzo.

La Imagen donada tuvo la gracia de que abrieran la bóveda en la Villa del Tepeyac y toca la tilma de san Juan Diego, convirtiéndose en una reliquia de tercer grado. También donaron 26 cuadros, cada uno con los Santos Mártires Mexicanos, enmarcados bellamente, y que fueron colocados detrás del Presbiterio, para su veneración.
Con un corazón bendecido y agradecido regresaron los peregrinos a sus lugares de origen, con la intención y el entusiasmo de también ellos dar testimonio cotidiano de su fe.

SEDE DE GRANDES EVENTOS
Al final de la celebración, el encargado de la obra de construcción, el ingeniero Héctor Castellanos, recordó a los presentes el objetivo de levantar este gran proyecto, así como la gran cantidad de eventos religiosos que ya se llevan a cabo en la asamblea principal, destacando la consagración de 6 Obispos, así como la Ordenación Sacerdotal de más de 300 jóvenes. También explicó cuáles son las etapas que faltan para que esta obra quede concluida, sin dejar de mencionar que todavía hacen falta muchos recursos para lograrlo.
No olvidó hacer mención del que fuera también presidente del Consejo de Construcción del Santuario, el ingeniero Elías González Velasco, que fue llamado por Dios para darle el premio eterno.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.