upc4

PUERTA DE ENTRADA AL MISTERIO PASCUAL

Nota: Tengamos en cuenta que en el Domingo de Ramos participan algunos fieles que no suelen ir a la iglesia los domingos o que vienen de otras comunidades por las vacaciones.  Este es un incentivo para procurar que la liturgia “hable bien” de Dios por medio de símbolos, textos sencillos, moniciones y cantos que puedan comprender fácilmente y en los que puedan participar.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Sabemos, por nuestra experiencia, que no todos los días son días de alegría y embeleso.  Hay también días oscuros y deprimentes, de sufrimiento, de frustraciones y fracasos…

Y hoy, Domingo de Ramos “de la Pasión del Señor”, se nos dice claramente que ésta fue la suerte libremente aceptada por Jesús.  Primero lo vemos el domingo aclamado en un pequeño triunfo, y enseguida escuchamos cómo lo conducen a la muerte.  Dentro de una semana, en la Noche de Pascua, oiremos el pregón pascual proclamando con claridad y énfasis que su muerte le condujo al triunfo de su propia resurrección y, en el contexto de toda la historia de la salvación, escucharemos también sobre el perdón y la vida plena que él nos trae.

Hoy, y durante toda la Semana Santa, nuestra atención se centra en los sufrimientos que nuestro Señor soportó por ser congruente con su misión de amor y justicia, veremos cómo esos sufrimientos lo condujeron a su resurrección y nos dan la posibilidad de salir del pecado y del mal y, finalmente, de la muerte misma.  También, tendremos presente que Jesús continúa sufriendo en su cuerpo, es decir, en los que son víctimas de injusticia, de pobreza y penuria, traición, persecución… Estas situaciones y personas aún necesitan de la resurrección que nosotros podemos y debemos llevarles…

Hoy unámonos a nuestro Señor en su triunfo, en su pasión y muerte y pidámosle que transforme nuestra vida y nuestra muerte y nos ayude a aceptarlas y a descubrir su sentido como él lo hizo para poder trabajar en la transformación positiva de nuestro mundo.

I. BENDICIÓN DE LAS PALMAS Y PROCESIÓN

SALUDO

Que Jesús – triunfante, sufriente y resucitado – esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

Evangelio de la Bendición de Ramos (Lc 19, 28-40): Bendito el que viene en nombre del Señor… El pueblo aclama a Jesús, pero a los pocos días, durante su juicio, gritarán: “¡Crucifícalo, crucifícalo!”.  ¿De qué lado estamos nosotros?

ORACIÓN DE BENDICIÓN DE RAMOS

Dios de toda vida, venimos hoy ante ti con ramos verdes, símbolos de vida y símbolos de Jesús, que se llamó a sí mismo “árbol verde”.

Bendícenos, y bendice (+) estos ramos que portamos en nuestras manos.

Que estas ramas, hojas y flores aclamen a Cristo como el Señor que nos trae plenitud de la vida, aun cuando tengamos que caminar con él por el difícil camino del sufrimiento y de la muerte hacia la victoria final.

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

(El sacerdote rocía los ramos con agua bendita en silencio)

II. LA EUCARISTÍA

LECTURAS

Isaías 50, 4-7: El Siervo de Dios, Sufriente, no se confunde y permanece fiel a su misión incluso cuando es perseguido, ya que confía plenamente en que Dios lo ayudará…

Salmo 21: Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré…

Filipenses 2, 6-11: Cristo se hizo semejante a los hombres… Por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas…

Lucas 22, 14-23, 56: En la pasión, se nos presenta a Jesús como el que vino a buscar y salvar lo que estaba perdido… Él ofrece la misericordia de Dios al pueblo de hoy…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Celebrante: Con Jesús rogamos y sufrimos para que todos encontremos perdón y vida. Y así decimos: “Señor, salva a tu pueblo”.

1. Señor Jesús, Salvador nuestro, mientras nos unimos a tu agonía y sufrimos contigo, te rogamos por todos los que hoy estén agonizando en ansiedad y en dolor, y así te decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

2. Señor Jesús, arrestado como un criminal, te rogamos por todos los que sufren condena en las cárceles, y así te decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

3. Señor Jesús, negado y abandonado por tus mejores amigos, te rogamos por los que son ignorados y están abandonados por sus seres queridos, y así te decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

4. Señor Jesús, citado ante jueces injustos e injustamente condenado, te pedimos por todos los que sufren injusticia, especialmente en tribunales corruptos, y así decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

5. Señor Jesús, azotado y coronado de espinas, te pedimos por todos los que son torturados y despreciados en su dignidad humana, y así te decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

6. Señor Jesús, que cargaste una pesada cruz, te rogamos por los que no saben cómo soportar las cruces y aflicciones de la vida, y así te decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

7. Señor Jesús, que mueres abandonado en la cruz, te pedimos por todos los que se encuentran rechazados, abandonados y solos en la vida, y así te decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

8. Señor Jesús, resucitado de entre los muertos, te pedimos que por tu resurrección nos traigas a todos vida, alegría de vivir y paz, y que un día nos resucites contigo, y así te decimos: R/ Señor, salva a tu pueblo.

Celebrante: Señor Jesús crucificado, escucha nuestra oración. Danos aquí ahora el pan de la resurrección y de la vida. Transforma nuestros caminos oscuros y tortuosos de cruz en amplias avenidas de luz, vida y alegría. Quédate con nosotros, por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Unidos a Jesús, pidamos al Padre que nos haga siempre aceptar su voluntad en nuestra vida.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es el Cordero de Dios que dijo: “Quien quiera ser grande entre ustedes, tiene que ser el servidor de todos, como yo, que no vine a ser servido sino a servir y dar mi vida en rescate por muchos”.  Dichosos nosotros si nos alimentamos de él para seguir su estilo de vida. R/ Señor, no soy digno

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Hoy nos hemos dado cuenta de cómo en Jesús el amor a Dios y el amor al prójimo van de la mano, son inseparables.  El amor entre el Padre y Jesús lo ayudó a llevar al extremo su amor por nosotros.  Murió por llevar a cabo esa misión.  Y en su muerte todos tenemos la posibilidad de renacer.  Que este pensamiento nos guíe durante esta Semana Santa e inspire también toda nuestra vida cristiana: Jesús es el Maestro y el Señor, y nosotros le seguimos.  Él nos da ejemplo y fuerza para seguirlo.

Y, para seguirlo, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe para siempre.  R/ Amén.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.