upc4

DOMINGO XX

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Hoy el Señor nos interpela con algunas preguntas: El amor de ustedes ¿es ardoroso?  ¿Es ferviente su fe? ¿Puede nuestra fe aceptar que la contradigan o ridiculicen, sin reducirnos al silencio?

Quizás estamos pasivamente resignados al mal en nosotros mismos y en el mundo, y no nos pronunciamos a favor de lo justo y lo bueno…

Si amamos al Señor y a los hermanos, no toleraremos una paz fácil que adormezca nuestra conciencia…

En esta celebración pedimos al Señor el fuego y el ardor de su Espíritu.

SALUDO

Tenemos que correr con perseverancia la carrera que hemos comenzado, con nuestros ojos fijos en nuestra meta: Jesús.

Jesús, nuestro Señor, les dé la fortaleza que necesitan y que él esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, examinémonos ante el Señor, ¿dónde está el fuego de nuestro amor y de nuestra fe?  (Pausa)

•             Señor Jesús, tú viniste para traernos tu fuego.  Enciende en nosotros el fuego de una fe valiente.  R/ Señor, ten piedad.

•             Cristo Jesús, tú viniste para traernos tu fuego.  Enciende en nosotros un amor intenso que se entregue generosamente a ti y a los hermanos.  R/ Cristo, ten piedad.

•             Señor Jesús, tú viniste a traernos tu fuego.  Que ese mismo fuego nos sacuda de nuestra indiferencia y de nuestros temores.  R/ Señor, ten piedad.

Perdónanos, Señor, porque hemos sido tibios.  Danos valor   – sosegado pero eficaz – para vivir profundamente nuestra fe y para amar sin vacilaciones.  Y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Jeremía 38, 4-6. 8-10: Si el profeta Jeremías hubiera querido una vida fácil, podría haber permanecido en silencio o decir lo que les convenía a los poderosos.  Pero, profetizó contra los líderes y les dijo que estaban errados, que hacían sufrir al pueblo… Ahora paga su osadía y Dios lo libra…

Salmo 39: Dios no tarda en socorrer al profeta que está sufriendo por su causa… Él nos escucha y defiende…

Hebreos 12, 1-4: Nuestra fe debería ser suficientemente fuerte incluso cuando el camino de la vida se torne tortuoso y seamos puestos a prueba.  Pensemos en Jesús que renunció a tener una vida placentera y soportó la oposición de los pecadores… Para perseverar, sigamos también el ejemplo de muchos testigos fieles al Señor…

Lucas 12, 49-53: Jesús no tuvo una vida tranquila y fácil, ni promovió una paz superficial.  Su predicación era exigente y dividían a las personas entre las que querían seguirlo y las que se oponían a él y a su doctrina; a su alrededor y entre sus seguidores hay siempre lucha y tensión incluso en el seno de las familias… Si queremos seguirlo hemos de transitar por el camino de la cruz…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pidamos a Jesús, el Señor, que colme a su Iglesia y al mundo entero con el fuego de su vida y de su amor.  Y digámosle: “Enciende nuestros corazones con tu amor”.

1.            Señor Jesús, inflama a tu Iglesia con la llama de una profunda preocupación por llevar a todos tu Buena Noticia de salvación.  Que esta Buena Noticia dialogue con el mundo y con sus necesidades y aspiraciones.  Oremos.

2.            Señor Jesús, inflama a las iglesias cristianas con la pasión de trabajar sin descanso hacia la unidad, movidos por tu amor.  Oremos.

3.            Señor Jesús, inflama a los líderes de las naciones con tu fuego para que busquen la justicia, la paz y respeto a la dignidad humana en nuestro mundo. Oremos.

4.            Señor Jesús, concede el fuego de tu fortaleza a todos los que tienen que pasar por el fuego del fracaso, de la discriminación y del sufrimiento, y líbralos del desánimo y desaliento.  Oremos.

5.            Señor Jesús, enciende de nuevo tu fuego en aquellos cuya fe se ha entibiado o extinguido, y en los que han perdido el camino que conduce a ti. Oremos.

6.            Señor Jesús, enciende nuestros corazones con el fuego de tu amor.  Haz que te reconozcamos y te sirvamos en nuestros prójimos, especialmente en los más pobres y marginados. Oremos.

Señor Jesús, haz que nuestros corazones ardan con tu amor en esta celebración, escuchando tu palabra y participando gozosamente en tu banquete del pan de vida, ahora y por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Oremos con fe y esperanza a nuestro Padre en el cielo con el ardor de las palabras de nuestro hermano Jesús: R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Señor, que aceptó la cruz, sin tener en cuenta su vergüenza, para conducirnos en nuestra fe.  Él nos invita a este banquete eucarístico para inflamarnos con el fuego de la fe y del amor.  R/ Señor, no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos:

Jesús trajo fuego a la tierra para que ardiera con una llama viva y fuerte.  Que nuestra intensa caridad sea ese fuego ardiente que Jesús soñó para sus discípulos.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.