upc4

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

INTRODUCCIÓN PARA EL CELEBRANTE

¿Qué es lo que andamos buscando en la vida?  Buena salud y belleza física, felicidad en nuestras familias, un trabajo de prestigio y  bien remunerado o profundizar y nutrir nuestra fe, buenas relaciones con nosotros mismos, con nuestros prójimos y con Dios, cultivar nuestra generosidad, dedicar nuestra vida a algo útil para la humanidad…

¿Qué significa para nosotros el que Jesús nos llama a seguirlo renunciando a nuestra vida y cargando nuestras cruces?  ¿Aceptamos eso como discípulos de Jesús hoy?  ¿Lo aceptamos como parte de nuestra fe o más bien le decimos: “Señor, cualquier cosa…, pero ésta no”?  ¿Le creemos a Jesús cuando nos asegura que quien renuncie a su egoísmo y desgaste su vida sirviendo a los demás encontrará la realización y la plenitud?

En el Credo profesamos: “Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor”.  Afirmamos que (re)conocemos que él es nuestro Señor y Salvador.  Pero, ¿eso es conocerlo realmente?  Para conocerlo profundamente no basta con saber sus datos biográficos y el contexto cultural, político y social de su tiempo ni ser eruditos en sus milagros y palabras, sino que tenemos que experimentar cómo vivió y murió, dándose totalmente al Padre y a todas las personas.  Para eso, debemos seguir sus huellas entregándonos sin reservas ni condiciones a Dios y a los hermanos.  Entonces conoceremos a Jesús por experiencia personal y entenderemos de qué “cruz” nos habla.

SALUDO

Confiamos en el Señor, que nos libera de la muerte eterna, que está a nuestro lado en la aflicción y que guarda nuestros pies para no tropezar.

El Señor esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, ante Jesús crucificado, reconozcamos que muchas veces hemos tenido miedo a su cruz y nuestra cruz.  Pidamos perdón al Señor por haber caído en la satisfacción inmediata de nuestros instintos y necesidades emocionales.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú no sólo cargaste una cruz en el calvario sino todos los días que te entregaste a tu misión con paciencia y amor.  Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos pides imitar tu estilo de entrega generosa y constante. Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú nos prometes que nos salvaremos si superamos nuestro egoísmo y nos entregamos voluntariamente al servicio como  tú lo hiciste.  Señor, ten piedad.

Señor, perdona nuestros pecados, sálvanos del mal y de la muerte y llévanos a una vida plena y eterna. R/ Amén.

LECTURAS

Isaías 50, 5-9a: Isaías ha escuchado la Palabra del Señor y, a pesar de que ha sido probado con diversos sufrimientos, sigue confiando en Dios porque lo defiende y le hace justicia…

Salmo 114: Amo al Señor porque me escucha y me salva, es benigno, justo y compasivo, protege a los sencillos… Caminaré ante él…

Santiago 2, 14-18: Una fe viva debe traducirse en obras concretas en favor del hermano…

Marcos 8, 27-35: Jesús cuestiona a sus discípulos sobre su identidad y Pedro confiesa: “Tú eres el Mesías”… Cuando el Maestro les pormenoriza detalles dolorosos de su misión Pedro lo quiere disuadir y Él le dice: “…Satanás, tú no piensas según Dios”… Y luego les dice, a sus discípulos y a la multitud: “El que quiera venir conmigo, renuncie a sí mismo, cargue su cruz y sígame”…

ORACIÓN DE LOS FIELES

CELEBRANTE: Pidamos a nuestro Dios de vida y amor, que nos ha creado para ser auténticamente felices, para que aprendamos a afrontar las responsabilidades y dificultades de la vida, y digámosle: “Señor, escucha a tu pueblo”.

1.     Por la Iglesia, para que no se avergüence de predicar a Cristo crucificado y de ser ante el mundo humilde como él.  Roguemos al Señor.

2.     Por las víctimas de injusticia y de pobreza, para que tengamos el valor de alzar nuestras voces a su favor y de darles amor.  Roguemos al Señor.

3.     Por los marginalizados en la vida, por los pobres que “no cuenta” a los ojos del mundo, para que no dejen de ser pisoteados por los grandes y poderosos.  Roguemos al Señor.

4.     Por los inadaptados a la vida contemporánea, por aquellos cuyas ideas o conducta no compartimos, para que sepamos respetarlos y ofrecerles amabilidad y comprensión.  Roguemos al Señor.

5.     Por los enfermos y discapacitados, para que sientan cuán cerca están del Señor a través de nuestra sensibilidad y cuidados pacientes y cariñosos.  Roguemos al Señor.

CELEBRANTE: Señor, Dios nuestro, haz que aceptemos nuestras cruces personales y comunitarias y ayúdanos a que nos sean livianas, ya que creemos que Cristo, tu Hijo y nuestro Señor, cargó su cruz por nosotros y ahora vive y reina contigo por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Con las palabras de Jesús, nuestro Salvador, pidamos al Padre del cielo el pan que nos da fuerza y vigor para seguir sus pasos cargando nuestras cruces: R/ Padre nuestro….

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es el Cordero de Dios que voluntariamente aceptó el sufrimiento y la muerte para quitar el pecado del mundo.  Dichosos nosotros, invitados a conocerlo y a vivir como él alimentados con su cuerpo y su sangre.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Jesús no se dedicó a procurar triunfos y prestigio ni se escapó de las dificultades y sufrimientos propios de la misión de su vida.

Que cultivemos la misma lealtad y fortaleza para cumplir nuestra misión personal como seguidores de Jesús.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.

Vayamos en paz cargando nuestra cruz al estilo de Jesús.  R/ Demos gracias a Dios.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.