upc4

IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano


IDEAS PARA EL CELEBRANTE
Cuando estamos enfermos sentimos en carne propia cómo las dolencias nos incapacitan;  hay actividades que queremos hacer, pero no podemos; es como si no fuéramos totalmente humanos…
En el evangelio de hoy vemos a Jesús obrando con su poder de sanación.  No es que cure a todos los enfermos, pero muestra que Dios quiere cuidarnos para que seamos personas íntegras y sanas, eso es lo que significa “curar”.   Jesús quiere que lleguemos a ser como él, es decir, personas plenamente humanas, integradas e íntegras, no sólo físicamente, sino en todos los sentidos, porque es entonces cuando honramos plenamente a Dios, hechos a su imagen y semejanza…

Pidamos a Dios en esta celebración que nos haga sanos y santos por la escucha y aplicación de su palabra…

SALUDO

Jesús proclamó a la gente la Buena Nueva de sanación y de Vida plena.  Esta misma Buena Nueva nos la proclama a nosotros aquí y ahora.  Movamos nuestros corazones al compás de sus palabras para tener y comunicar curación y vida.
Jesús, el Profeta del Señor, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL
En silencio reconozcamos cómo el pecado es, con demasiada frecuencia, la enfermedad de nuestro corazón.  Pidamos al Señor que nos cure de todo pecado.  (Pausa)

  • Señor Jesús, tú viniste para curarnos y a darnos vida plena. R/ Señor, ten piedad.
  • Cristo Jesús, profeta anunciado desde los tiempos antiguos, tú nos has hecho hijos del Dios vivo: R/ Cristo, ten piedad.
  • Señor Jesús, no quieres que nuestro corazón esté dividido para que podamos actuar como tú al servicio del Reino. R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Ten misericordia de nosotros, Señor, y pronuncia solamente la palabra por la que nos sanes del pecado y llévanos a la vida eterna.  Amen.

ORACIÓN INICIAL
Padre amoroso y fiel que en tu Hijo nos mostraste
lo que significa ser plenamente humanos.  
Te pedimos que nos dejemos tocar por su mano salvadora y que seamos dóciles a su palabra restauradora para que seamos tan íntegros y libres que podamos luchar contra el mal que oprime a nuestros hermanos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.  Amén.


LITURGIA DE LA PALABRA

Deuteronomio 18, 15-20: El Señor promete suscitar un profeta que hable sólo de lo que él le inspire y que no hable en nombre de nadie más… Y el pueblo deberá escucharlo pues, si no lo hace, Dios les pedirá cuentas…

Salmo 94: El Señor nos invita a dejarnos guiar por él, escuchándolo con un corazón moldeable y dócil…

1 Corintios 7, 32-35: Dios, para que podamos servirlo mejor, no quiere que andemos preocupados ni divididos entre diferentes intereses…

Marcos 1, 21-28: Jesús enseña y actúa con una autoridad que nunca nadie antes de él había manifestado, de tal manera que hasta los espíritus malignos lo obedecen…


ORACIÓN DE LOS FIELES
Oremos a Dios nuestro Padre que nos otorga curación y salvación. Y digámosle: R/ Señor, pronuncia tu palabra poderosa.

  1. Para que en la Iglesia llevemos unos a otros la sanación del perdón y la compasión, roguemos al Señor.
  2. Para que los enfermos mangan la esperanza de que sanarán y que puedan sobrellevar sus sufrimientos con paciencia y fortaleza, roguemos al Señor.
  3. Para que todos los que sufren a temprana edad experimenten el amor y la atención de las personas que se ocupan por ellos, roguemos al Señor.
  4. Para que siempre reservemos espacio en nuestro corazón y en nuestro calendario para ocuparnos de quienes requieren nuestra valiente ayuda y tiernos cuidados, roguemos al Señor.
  5. Para que los internados en hospitales y clínicas reciban la atención humanitaria y los cuidados amorosos que requieren del personal médico y de sus seres queridos, roguemos al Señor.
  6. Para que en nuestras comunidades compartamos unos con otros nuestro dolor y nos ayudemos a aliviar los sufrimientos de nuestros hermanos, roguemos al Señor.

Dios compasivo y misericordioso, permanece con nosotros y ayúdanos a cuidarnos y sanarnos los unos de los otros, por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO   
Oremos a Dios, nuestro Padre, con las palabras que nos enseñó el mismo Jesús, con ellas podemos dar voz a todas nuestras peticiones no expresadas: R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN
Éste es Jesucristo, el Señor, quien proclamó la Buena Nueva de la salvación con poder y autoridad.  Dichosos nosotros por escuchar su invitación y por recibir de él el alimento que nos da fuerza y sanación.  R/ Señor, yo no soy digno…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor Dios nuestro, nos convocaste en esta celebración por tu palabra poderosa y por el banquete fraternal y transformador de la eucaristía.
Ayúdanos a seguir escuchando y haciendo vida tu mensaje sanador en nuestra vida cotidiana,
que te descubramos en la amistad y en la fraternidad.
Danos fuerzas para seguirte y servirte siempre luchando contra el mal en el mundo.
Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.


DESPEDIDA Y BENDICIÓN
Hermanos: Sabemos que las palabras son muy poderosas.
Pues nuestro amigo Jesús nos ha regalado sus palabras con confianza y amor… Esto no puede dejarnos indiferentes; nos obliga a rechazarlo o a entregarnos a él.
Ojalá que aceptemos su evangelio con valentía y luchemos contra el espíritu del mal en el mundo…


Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe para siempre.  Amén.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.