upc4

DOMINGO XXV

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

1. Aclaración preliminar: Con respecto a la bien conocida y frecuentemente confusa parábola de hoy, la del administrador injusto, no podemos considerar satisfactorio un comentario muy difundido que dice: “Jesús alaba al administrador por su sagacidad, no por su deshonestidad”, especialmente si el hombre parece que actúa deshonestamente cancelando o reduciendo deudas a expensas de su dueño.  Se entiende mejor la actitud del administrador y también la alabanza de su amo si el administrador cambia esas deudas a expensa propia, reduciendo el margen de su ganancia.  En el sistema de entonces el administrador arreglaría un préstamo de la siguiente manera: Un cliente solicitaría, por ejemplo, cincuenta cubos de aceite de oliva al amo, pero el administrador pediría al cliente que le pagara cien como su ganancia por arreglar el préstamo.  Estas tasas usureras eran práctica corriente en aquellos días.

2. El Señor nos pregunta hoy: “¿Qué han hecho ustedes con las cosas que les he dado y las personas que les he confiado?”.

En el mundo contemporáneo se habla mucho de rendimiento de cuentas, no solamente sobre nuestros empleos y trabajos, nuestras finanzas, nuestras familias y nuestras parroquias, sino también sobre nuestras propias vidas.  Dios ha puesto tanto en nuestras manos: las cosas materiales que poseemos, así como nuestros talentos y dones espirituales.  Éstos no son dones personales solamente para nuestro propio disfrute, sino para servicio de nuestras comunidades, para el Reino de Dios.  Procuremos dar buena cuenta de ellos al Señor.

SALUDO

Venimos a presentar nuestras súplicas a Dios y a darle gracias por medio de Jesucristo nuestro Señor, el único mediador entre Dios y los hombres.

El mismo Jesús, el Señor, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, pidamos al Señor que nos perdone por el egoísmo con que hemos manejado lo que él nos ha encomendado.  (Pausa)

•             Señor Jesús, tú nos llamas para ser buenos administradores, pero nosotros permitimos que el dinero y las posesiones nos dominen.  R/ Señor, ten piedad.

•             Cristo Jesús, tú viniste a liberarnos, pero nosotros dejamos que el poder y la ambición nos amarren y aprisionen.  R/ Cristo, ten piedad.

•             Señor Jesús, tú querías que sirviéramos a los pobres, pero nosotros les damos sólo limosnas, en vez de darnos generosamente a nosotros mismos.  R/ Señor, ten piedad.

Haznos libres de nuevo, Señor.  Líbranos del pecado y haznos buenos administradores de los bienes de la tierra.  Y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

ORACIÓN COLECTA

Dios, justo y misericordioso, haz que seamos tan libres que rechacemos adorar nuestras posesiones acrificándoles a los pobres.

Danos la gracia de ser justos con todos y danos corazones amables y compasivos, para que abramos nuestros brazos y hogares a los desposeídos y oprimidos.

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

LECTURAS

Amós 8, 4-7: En el nombre de la verdadera religión y de la Alianza, el profeta Amós advierte a los negociantes usureros y tramposos que Dios les va a rechazar si se enriquecen a expensas de los pobres…

Salmo 112: El Señor es muy poderoso, pero se inclina para contemplar la tierra, y para levantar al pobre y desvalido a la altura de los príncipes…

1 Timoteo 2, 1-8: San Pablo nos recomienda que nuestra oración sea pura y libre de odio y que pidamos por todos: por los gobernantes para que nos garanticen una vida sosegada y en paz y por los que todavía no conocen a Cristo…

Lucas 16, 1-13: Jesús nos invita a ser astutos para hacer el bien y a administrar sabiamente los verdaderos tesoros que Él nos ha dado para ganarnos el cielo…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pidamos, llenos de confianza, al Señor, nuestro Dios, que oriente los corazones de todos hacia los valores verdaderos y eternos.  Y digámosle: “Señor, escucha a tu pueblo”.

1.            Por la Iglesia, para que sea servidora de los pobres, dando testimonio del amor gratuito de Dios, como una parábola viviente de lo que deber ser nuestro compartir generoso con los hermanos, roguemos al Señor:

2.            Por los que tienen puestos de responsabilidad en la política, las finanzas y la economía, para que la justicia y la preocupación sincera por el bien de todos guíen sus decisiones y acciones, roguemos al Señor:

3.            Por los que viven con el esfuerzo de sus manos en trabajos manuales, para que reconozcamos su dignidad y el importante servicio que prestan a todos, roguemos al Señor:

4.            Por los pobres y los discriminados, para que reciban una participación más justa e imparcial en los bienes de este mundo, roguemos al Señor:

5.            Por nuestras comunidades cristianas, para que haya justicia entre nosotros y una auténtica preocupación por la felicidad de todos, para que la codicia dé paso al compartir, y la envidia dé paso al amor servicial, roguemos al Señor:

Dios nuestro, líbranos de todo lo que nos induce a replegarnos egoístamente en nosotros mismos. Danos la gracia de vivir los unos para los otros y para ti, que eres nuestro Padre, por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Con Jesús, nuestro Señor, roguemos a nuestro Padre del cielo para que venga su Reino, antes de rogar por nuestras propias necesidades.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Señor, que nos permite compartir su pan y su copa en los que se da a sí mismo por nosotros.  Dichosos nosotros por recibirlo a él que se hizo pobre por nosotros para hacernos ricos  en Dios.  R/ Señor, no soy digno…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Oh Dios, todopoderoso y lleno de riqueza, sabemos que nos has confiado el cuidado de tu creación y de los dones personales que nos has dado para ponerlos al servicio de los demás, como buenos administradores.

Sin embargo, nosotros intentamos acumular en nuestras manos riquezas y poder.

Te agradecemos que seas generoso y discreto, que te escondas detrás de tus dones.  Así nos enseñas a ayudar a crecer a nuestros hermanos.

Queremos tener las mismas actitudes de aquel que renunció al prestigio y al poder en beneficio nuestro, Jesucristo nuestro Señor.  R/ Amén.

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos:

Seamos buenos administradores de los dones que Dios nos ha dado, poniéndolos al servicio de Dios y de los que nos rodean.

Y seamos también buenos administradores los unos de los otros.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.