upc4

DOMINGO XX, Ciclo A, 16 de agosto de 2020

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano


IDEAS PARA EL CELEBRANTE

¿Qué anchura tienen las puertas de nuestra Iglesia? ¿Hay en nuestra Iglesia lugar para todos?

Sabemos y profesamos que Dios es el Padre de todos y creemos y proclamamos que Jesús murió por todos y cada uno de nosotros… Sin embargo, ¿es ésa la realidad?

A veces, despreciamos a otros cristianos e, incluso, también a otros católicos, porque no honran al Señor de la mismísima forma que nosotros lo hacemos…

Pidamos al Señor que nos ayude a extirpar toda discriminación y que con y como Él aceptemos y ayudemos a todos…

¿Qué pensamos de los extranjeros, de los forasteros y desconocidos? ¿Cómo los tratamos? ¿Cuál es nuestra actitud hacia gente que es diferente de nosotros? ¿Cómo tratamos a las personas que tienes diferentes opciones políticas o preferencias de cualquier tipo? La actitud cristiana debería ser de aceptación y acogida, pues ésa es la actitud de Dios.  Todos somos hijos de Dios y Él nos llama a todos a su casa…  Con Cristo, seamos acogedores y hagamos sentir a todos en casa…

SALUDO

Mi casa se llamará casa de oración para todos los pueblos, dice el Señor.
El Señor, Salvador de todos, esté con ustedes.  Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Pidamos perdón a Dios y a nuestros hermanos porque nuestros corazones están frecuentemente cerrados y no son tan grandes y abiertos como el corazón de Dios.  (Pausa)

  • Señor Jesús, Hijo de David, Tú nos revelaste a tu Padre como el Dios de todos los pueblos.  Señor, ten piedad.
  • Cristo Jesús, Tú viniste a salvar a todos, te entregaste a la muerte y resucitaste por todos.  Cristo, ten piedad.
  • Señor Jesús, Tú escuchas la oración de los paganos y te das a conocer a todos los que te buscan.  Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor y perdona nuestra estrechez de miras y nuestro egoísmo.  Danos corazones grandes y abiertos de par en par, para acoger con bondad a todos tus hijos y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Isaías 1, 6-7: A los extranjeros que se convierten al Señor, Él los atraerá a la Ciudad Santa, los alegrará en su casa de oración y aceptará sus holocaustos y sacrificios… Porque su casa es casa de oración para todos los pueblos…

Salmo 66: Que todos los pueblos conozcan la salvación de Dios, que lo alaben y que se alegren por la rectitud y la justicia con que gobierna el mundo…

Romanos 11, 13-15. 29-32: Los dones y la llamada de Dios fueron originalmente para los judíos… Pero, por su rebeldía y por la misericordia de Dios, se extendieron a todos los pueblos…

Mateo 15, 21-28: Se nos presenta a una excepcional mujer cananea interactuando con Jesús, pide compasión, suplica a gritos, acepta su condición de extranjera pero se atreve a insistir flexibilizando los límites establecidos… Jesús termina por reconocer su gran fe y, al concederle lo que pide para su hija, nos da una lección de universalismo…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos a Dios nuestro Padre, que abre su casa a todos los que lo buscan, y digámosle: R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

Para que la Iglesia esté atenta a la vida y a las necesidades del mundo de hoy y descubra en sus aspiraciones puentes hacia la esperanza cristiana.  Roguemos al Señor. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

Para que en la Iglesia universal haya espacio para las riquezas culturales de los diversos pueblos y para manifestar una única y misma fe en una variedad de lenguas y formas de expresión.  Roguemos al Señor. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

Para que los judíos, primeros elegidos de Dios, vean sus esperanzas colmadas, y un día descubran a Cristo como su Salvador.  Roguemos al Señor. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

Para que encontremos maneras de abrir nuestros corazones y hacer posible la integración dentro de la comunidad humana y cristiana a los necesitados: los migrantes y refugiados, los que están sin trabajo y los pobres, las víctimas de la discriminación y de la opresión.  Roguemos al Señor. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

Para que los aquí reunidos nos sintamos preocupados por los que no están aquí, porque se han alejado de la Iglesia, para que nuestras vidas y nuestra conducta puedan revelarles a Cristo.  Roguemos al Señor. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

Oh Dios y Padre nuestro, no permitas que lleguemos a ser un grupo cerrado en sí mismo y autosatisfecho, conviértenos en una auténtica comunidad abierta a toda clase de personas y a todas las necesidades de los hermanos, te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

INTRODUCCIÓN AL PADRENUESTRO

Con las palabras de nuestro Señor Jesucristo oremos al Padre de todos
para que su reino venga a cada persona de la tierra.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Señor, que ha preparado su mesa para nosotros.
Invita a todos los que creemos en Él y quiere alimentarnos no con migajas sino con su cuerpo glorioso.  Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos: Escuchamos al Señor que, con gran apertura, nos dijo:
“Mi casa será casa de oración para todos los pueblos”.
La “casa” del Señor no es sólo este edificio material en el que nos reunimos para orar, sino que su “casa” es el pueblo de Dios, el cuerpo vivo de Cristo, o sea, nosotros…
Dios quiere que haya espacio en nuestras mentes, corazones y comunidades para todo ser humano, sea cual sea su raza o su clase social, su cultura o educación, sus opciones o preferencias…

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  Amén.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.