upc4

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE / GUÍA

Demos gracias a Dios de todo corazón por el don de la vista porque hemos recibido ojos sanos… Y no estamos hablando sólo de los ojos del cuerpo…

Hoy el Señor parece preguntarnos: ¿Ven ustedes con los ojos del corazón lo que les estoy pidiendo?  ¿Ven ustedes el camino que les he mostrado?  ¿Ven ustedes a la gente que he colocado en su camino, y son ustedes conscientes de sus hambres y necesidades?  ¿Ven ustedes la belleza del mundo que yo creé, y están ustedes dispuestos a conservarlo como una maravilla para ustedes y para sus hijos?

Hoy podemos descubrirnos ciegos a estas realidades y perdidos en nuestro camino de seguimiento al Señor…

Pidamos al Señor en esta celebración que nos “llame” para “levantarnos” y que abra nuestros ojos para que sepamos “ver” a Dios y a su pueblo y podamos seguirlo por el camino que nos señala…

SALUDO

Hermanos: Estamos reunidos en el nombre de Jesús, de quien el Padre dijo: “Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy.”

La gracia y la paz de Jesús, el Señor, esté siempre con ustedes.  R/ Amén.

ACTO PENITENCIAL

Reconozcamos que con frecuencia hemos estamos inmóviles y que hemos sido ciegos para descubrir que Dios está cercano a nosotros, en nuestro mundo, en nuestro trabajo, en nuestros hermanos… pero no lo percibimos… Por eso, necesitamos buscar el perdón del Señor. (Pausa)

•      Señor Jesús, dejé de ver las necesidades de los miembros de mi familia.  Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tantas veces no supe percibir el hambre de afecto, el ansia  de justicia y de dignidad humana de amigos y vecinos.  Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tantas veces no supe percibir el deseo sincero de gente cercana y lejana de conocerte y seguirte aun cuando no fueran conscientes de ello, y no los conduje a ti.  Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor, y perdona todos nuestros pecados.  Abre nuestros ojos para que descubramos tu amor y las necesidades hermanos y llévanos a la vida eterna.

LECTURAS

Jeremías 31,7-9: En la hora más obscura del desmoronamiento de todas las estructuras políticas y religiosas por el destierro a Babilonia, el profeta anuncia – con esperanza – que Dios reunirá a los dispersos, enfermos y débiles, los hará ir hacia él con alegría… Promete consolarlos y cuidarlos… Será un padre para ellos…

Salmo 125: El Señor cambió nuestra suerte, transformó el sufrimiento en alegría, nos hizo cantar, nos hizo volver con frutos… Hasta los gentiles pueden reconocerlo…

Hebreos 5, 1-6: Jesús, por voluntad de Dios, es nuestro sumo y eterno sacerdote… Él nos comprende y ofrece sacrificios por nuestros pecados…

Marcos 10, 46-52: Jesús hace ver a un ciego que le suplica lleno de confianza que tenga misericordia de él, Jesús lo manda llamar, él deja su manto y da un salto para ir hacia Jesús con quien sostiene un interesante diálogo, después de ser curado lo seguía por el camino…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Roguemos a Jesús, que restauró la vista del ciego, para que con él sepamos ver las necesidades de nuestros hermanos dondequiera que ellos se encuentren. Digamos: “Señor, que nuestros ojos miren con tu amor”.

1.     Señor, mira los ojos de los niños que se abren a la vida; mira los ojos llenos de esperanza de los que creen en ti y en el futuro que les prometes. Llénalos a todos con tu luz. Con toda confianza te pedimos:

2.     Señor, mira la alegría en los ojos de los que saben cómo amar; mira los ojos llenos de odio de los que se sienten frustrados en la vida. Con toda confianza  te pedimos:

3.     Señor, mira los ojos tristes de los que sufren; mira los ojos sin vida de los que son físicamente ciegos. Con toda confianza te pedimos:

4.     Señor, mira los ojos desalentados de los que se rinden ante las dificultades de la vida; mira también el ardor en los ojos de los que continúan luchando. Con toda confianza te pedimos:

5.     Señor, mira los ojos taciturnos de los que están cerrados a sus hermanos; mira los ojos llenos de lágrimas de los que hacen duelo por sus seres queridos difuntos. Con toda confianza te pedimos:

Señor Jesús, concédenos la gracia de abrir nuestros ojos, nuestras manos y nuestro corazón y así podremos percibir el mundo y a nuestros hermanos con la misma mirada afable que tienes tú, que eres nuestro Señor por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Dios nos dice hoy que él es un Padre para con su pueblo… Junto con nuestros hermanos, dirijamos a él nuestra oración con las profundas palabras de Jesús. R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es Jesucristo, el Señor que se hace el encontradizo en nuestros caminos.

Dichosos nosotros porque él viene a curarnos de nuestras “cegueras” y a llamarnos para que le sigamos.  Y dichosos porque hoy nos invita a su banquete.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Hemos meditado cómo el Señor da nueva luz a ojos sin vida.  Un ciego ve de nuevo y sigue a Jesús.

Que el Señor nos haga hombres y mujeres que captan la vida con ojos de fe.

Que el Señor nos ayude a ver el camino a seguir y a reconocerlo en nuestra vida.

Que nos dé la alegría de seguirlo.

El Señor esté con ustedes.

Y que la bendición de Dios todopoderoso Padre, el Hijo y el Espíritu Santo los acompañe y fortalezca siempre en el camino de la vida.

Que la luz del Señor brille sobre ustedes, pueden ir en paz.  R/ Demos gracias a Dios.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.