upc4

Diputados de Hagamos

ENRIQUE SORIANO OROZCO

Los diputados del grupo parlamentario de HAGAMOS, Mara Robles Villaseñor y Enrique Velázquez González presentaron el pasado 17 de mayo, una iniciativa que propone reformar el Artículo 4° de la Constitución Política del Estado, que “busca garantizar una vida y muerte digna a personas que padecen enfermedades en etapa terminal”. Dicho de otra manera, que se apruebe la eutanasia asistida por el Estado.
Según la Real Academia Española de la Lengua, hay dos definiciones para la palabra “eutanasia”: Intervención deliberada para poner fin a la vida de un paciente sin perspectiva de cura. Y la muerte sin sufrimiento físico.
El diputado Velázquez, argumentó que las personas mayores de edad, que tienen enfermedades crónico degenerativas graves, en uso de sus facultades mentales, “tienen derecho a privarse de la vida y parar el sufrimiento al dolor, cuando su diagnóstico de vida es limitado sin esperanza de recuperación”.

Además destacó que esta es la primera, de una serie de iniciativas que están trabajando con las que se busca fortalecer el Instituto de Medicina Paliativa en Jalisco, y para ello otorgar un presupuesto digno, así como la implementación de los “hospicie” (sic), lugar de atención especializada para personas que padecen enfermedades graves o terminales, con un pronóstico limitado de vida.
Por su parte, la diputada Robles Villaseñor, presidenta del grupo parlamentario, justificó la iniciativa al señalar que hay una gran cantidad de enfermedades incurables y “raras”, que tienen un nivel de supervivencia menor al 2%, y los tratamientos que existen son escasos, costosos y poco efectivos.

Por ello, dijo, “las personas tienen derecho a no someterse a ese tipo de procedimientos terriblemente agresivos que pueden afectar su calidad de vida durante el tiempo de supervivencia”.

Los diputados, detallaron que con esta propuesta, “El Estado garantizará el derecho a la vida y muerte dignas, para tales efectos el Sistema Estatal de Salud se ajustará a la adecuación del esfuerzo terapéutico, promoverá y asegurará la disponibilidad de los cuidados paliativos y, en su caso, implementará las normas y procedimientos que regulen la solicitud y recepción de la prestación para morir”.

Parte de la iniciativa, indicaron, pretende la modificación al Artículo 4° Constitucional para la integración del derecho a morir con dignidad por medio de la eutanasia, pero también que se fortalezca el Instituto Jalisciense de Alivio al Dolor y Cuidados Paliativos.

Para ello, comentó el legislador de HAGAMOS, es necesario implementar centros de cuidados paliativos en el estado, en donde las personas con estos requerimientos puedan pasar sus últimos días acompañados y con los cuidados “que aligeren sus dolencias”.
Y con respecto a quienes podrían hacer usos de estos servicios, explicó que “se pretende que la decisión de morir por medio de una eutanasia estaría a disposición únicamente de pacientes terminales con mayoría de edad y en el total uso y goce sus facultades mentales”.
De acuerdo con cifras -presentadas por los legisladores-, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo 40 millones de personas necesitan de cuidados paliativos, mismos que se implementan cuando una enfermedad pone en riesgo la vida de un paciente. Sin embargo, solo el 14% de quienes los requieren tienen acceso a ellos, debido a los escasos servicios que se ofrecen en el sector público, así como la falta de poder adquisitivo para obtenerlo en el sector privado. De aprobarse la propuesta, en una primera etapa el “Hospicie”, atendería hasta 30 pacientes. Y en estos momentos las familias son las que están atendiendo a su paciente; y quienes están al cuidado de ellos, también sufren cansancio por lo que merecen ser atendidos, indicó Velázquez González.

Asimismo, adelantó que se pretende presentar otra iniciativa para que sea reconocido el tabulador del profesional del dolor, especialista en cuidados paliativos o médico paliativista.
Desde el 2017, agregó, el dolor se consideró como un problema de salud pública y se declaró su tratamiento como un derecho, “entonces, cuando atravesamos por enfermedades oncológicas o en la vejez ¿Quién decide tú muerte? Por eso presentamos esta iniciativa de vida y muerte digna”.

Eutanasia y Ortotanasia

ABEL CAMPIRANO MARÍN.

Un tema extremadamente polémico. Sus variadas aristas impiden tener puntos de acercamiento y su planteamiento necesariamente enfrenta controversias.

Su corazón está contrito por ver ese sufrimiento a menudo extremo de alguien que tiene un padecimiento irreversible y que irremisiblemente lo llevará a la muerte. El médico confiesa que ha hecho todo lo que tiene a su alcance y solo restan los cuidados paliativos y a “pedirle a Dios que se haga su voluntad”.
Se ha hecho todo lo humanamente posible; solo es cuestión de tiempo, pero se abre una posibilidad cuya sola mención lo estremece de pies a cabeza: una acción médica que deliberadamente provoque la muerte del paciente, la eutanasia, que pondrá fin a la agonía del enfermo terminal.

Las implicaciones éticas, religiosas, legales, médicas y las sociales hacen que la decisión sea además de necesariamente controversial, extraordinariamente difícil de tomar, porque nadie quiere tener en su conciencia la responsabilidad de la muerte de un ser humano, por más compasión que le pueda despertar el dolor y la impotencia de curarlo.

Bajo el punto de vista legal, la Ciudad de México, fue la primera entidad que aprobó la Ley de Voluntad Anticipada, hace quince años y a la fecha por lo menos 14 estados la han replicado. Conviene hacer la oportuna aclaración que la voluntad anticipada no es la eutanasia, sino la ortotanasia que se centra en la omisión de procedimientos que impliquen el aceleramiento del proceso natural de la muerte.

LEY DE VOLUNTAD ANTICIPADA
El artículo 1º de la Ley de Voluntad Anticipada, dice que este cuerpo normativo tiene por objeto establecer y regular las normas, requisitos y formas de realización de cualquier persona con capacidad de ejercicio respecto a la negativa a someterse a medios, tratamientos o procedimientos médicos que pretendan prolongar de manera innecesaria su vida, cuando por razones médicas, fortuitas o de fuerza mayor sea imposible mantener su vida de manera natural.

En torno a esto giran los 47 artículos de la Ley. Hay algo sin embargo que llama la atención: la concepción teorética de la noción de enfermo terminal. La ley dice en su artículo 3 fracción VI que se considera así a una persona que presenta diagnóstico de enfermedad avanzada, irreversible, incurable, progresiva y degenerativa, que muestra una imposibilidad de respuesta a un tratamiento específico con la presencia de numerosos problemas y síntomas secundarios o subsecuentes y que tiene una esperanza de vida menor a seis meses.

La Ortotanasia es definida por la ley como la muerte correcta. Distingue entre curar y cuidar, sin provocar la muerte de manera activa, directa o indirecta, evitando la aplicación de medios, tratamientos y/o procedimientos médicos obstinados, desproporcionados o inútiles, procurando no menoscabar la dignidad del enfermo en etapa terminal, otorgando los Cuidados Paliativos, las Medidas Mínimas Ordinarias y Tanatológicas, y en su caso la Sedación Controlada.

La Eutanasia es definida, conforme lo ha establecido la OMS (Organización Mundial de la Salud) como la “acción del médico, que provoca deliberadamente la muerte del paciente”

La cuestión que surge es si es moralmente lícito dejar la vida humana en manos ajenas o bien en la propia decisión del enfermo terminal. Legalmente, la eutanasia está prohibida en México, así lo dice el artículo 161 Bis de la Ley General de Salud.

No me agrada concluir mis artículos con interrogantes pero aquí no las puedo evitar porque lo invito a la reflexión en conciencia: ¿Ortotanasia? ¿Eutanasia? ¿La voluntad de Dios?

PAX TECUM

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.