upc4

Sergio Padilla Moreno

El año 2024 nos brindará la oportunidad de conmemorar y conocer mejor al destacado compositor operístico Giacomo Puccini, ya que el próximo mes de noviembre marcará el centenario de su fallecimiento en Bruselas, el 29 de noviembre de 1924, cuando contaba con 65 años. A lo largo de este año exploraremos algunos aspectos clave de la vida de este talentoso compositor italiano y hablaremos de algunas de sus obras más significativas.
Comenzamos por recordar que justo el 17 de febrero de 1924, es decir, hace ya cien años, se estrenó en el teatro de La Scala de Milán la primera versión de Madama Butterfly, una de las óperas más apreciadas de Giacomo
Puccini, y una de las más representadas en el último siglo, por lo menos en el famoso Metropolitan Opera House de Nueva York. Lo curioso es que esa primera versión no fue bien recibida por el público y la crítica. La ópera fue objeto de opiniones severas, principalmente debido a problemas en la estructura y duración. Puccini, consciente de las críticas, se embarcó en una revisión sustancial de la obra, lo que es una muestra de su enorme tesón y cuidado al momento de componer. Después de realizar ajustes significativos en el segundo y tercer acto,
Puccini presentó la nueva versión de la ópera el 28 de mayo de 1904, en el Teatro Grande de Brescia. La revisión resultó en un gran éxito, y la ópera se consolidó como una de las obras maestras de Puccini.

Previamente a la composición de Madama Butterfly, Puccini ya había estrenado cinco óperas: Le Villi (1884), Edgar (1889), Manon Lescaut (1893), La Bohème (1896) y Tosca (1900), títulos que seguramente resuenan entre quienes tienen alguna noción de ópera.
En todas estas obras se destacan varias de las características que hacen de Puccini uno de los más grandes compositores de ópera de todos los tiempos. Una de esas características era su maestría e inspiración para la creación de melodías ricas y emotivas. Sus arias y duetos son memorables por su belleza y capacidad para transmitir emociones profundas; ya hablaremos en concreto de ello más adelante.

Otra de las características de Puccini era su capacidad para penetrar en los más hondos entresijos de la trama dramática de sus obras y expresarlas con música, tanto a nivel melódico como con la expresiva riqueza de los sonidos que obtenía de la orquesta y las voces de los cantantes. Muchas de las escenas de sus óperas están llenas de profunda intensidad emocional y el tejido de narrativas poderosas hicieron que sus obras fueran envolventes y conmovedoras para quienes las escuchan, ya sea en montajes teatrales o por grabaciones de estudio.

Giacomo Puccini nació el 22 de diciembre de 1858 en Lucca, en la región de La Toscana, en Italia. Procedía de una familia de músicos, por lo que desde muy pequeño el joven Giacomo estuvo relacionado con el arte de los sonidos, aunque tuvo que hacer grandes esfuerzos para estudiar en el prestigioso Conservatorio de Milán y dar sus primeros pasos en el muy italiano mundo de la ópera.


El autor es académico del ITESO,
Universidad Jesuita de Guadalajara

– padilla@iteso.mx
Italian Opera – Best of Puccini

https://www.youtube.com/watch?-v=XfKzML_EbRE

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.