upc4

Oscar Trujillo Ventura

Divulgador científico

De los 44 dogmas de la Iglesia católica, uno de los más importantes es el de la resurrección de Jesús; no sin razón, San Pablo dijo en su carta a los corintios: “si Jesús no resucitó de entre los muertos vana es nuestra fe y si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima”.

¿Qué es la resurrección?  La resurrección es el resurgimiento de la persona humana, y una persona humana está formada por cuerpo y alma. El cuerpo es la parte material y el alma la parte espiritual, se requiere de ambos para formar una persona humana, por lo que en la vida eterna debemos contar con ambas cosas, no puede ser de otra manera. La resurrección de Jesús es un ejemplo de ello: En los evangelios se menciona que Jesús comía y lo podían tocar después de su resurrección, lo cual implica que contaba con un cuerpo material. Pero todos sabemos que las estructuras materiales tienden a cambiar, envejecen y finalmente se destruyen. Eso lo experimentamos todos los días con nuestro cuerpo. Entonces, ¿cómo podremos tener un cuerpo eterno?

La materia está sujeta a las leyes de la física y de acuerdo con estas todos los fenómenos materiales son explicados por 4 fuerzas o interacciones: la gravedad, el electromagnetismo, la fuerza nuclear débil y la fuerza nuclear fuerte. Los científicos trabajan arduamente para crear una teoría que unifique estas 4 fuerzas en un único modelo matemático.

Por el momento solo han logrado integrar 3 de ellas —exceptuando la gravedad— en lo que se conoce como el modelo estándar de física de partículas. La fuerza de gravedad es explicada por la teoría general de la relatividad de Einstein. En ambas teorías las interacciones suceden en un universo tetradimensional (tres dimensiones espaciales y una dimensión temporal) a lo que los científicos llaman el espacio-tiempo. Teorías más recientes, como la teoría de cuerdas, postulan que la interacciones ocurren en muchas más dimensiones, dimensiones que somos incapaces de ver. 

La teoría general de la relatividad y el Big Bang nos dicen que el espacio tiempo comenzó en el mismo momento en el que ocurrió la “gran explosión”. Si Dios creo el universo entonces Dios existe fuera del espacio-tiempo, ya San Agustín —Dr. de la Iglesia— decía esto hace más de 1500 años. ¿Será entonces que la materia pueda existir fuera del espacio-tiempo y esté exenta del envejecimiento y la destrucción? Si esto fuera verdad, entonces podríamos tener un cuerpo eterno coexistiendo fuera del espacio tiempo con Dios. San Pablo llamó a este cuerpo “el cuerpo espiritual” que, a diferencia del cuerpo natural, sería incorruptible.

Quizá estas conclusiones no sean estrictamente científicas, pero es lo más que la ciencia nos puede decir de la resurrección y no puede negar el hecho histórico de la resurrección de Jesús, tan verdadero como la existencia de Platón o Aristóteles.

Quiero hacer un reconocimiento póstumo al Pbro. Manuel Carreira S.J. (teólogo, filósofo y Dr. en astrofísica) cuyos libros y conferencias inspiraron este artículo.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.