upc4

En la literatura sapiencial llegamos a leer frases como: “Si un padre llega a morir, es como si no hubiera muerto, porque deja tras de sí a un hombre que se le parece”.
Ahí mismo, se alaba el camino de la corrección y del rigor en la educación de los hijos. “Corrige a tu hijo: te ahorrarás inquietudes y hará la felicidad de tu alma”, “mientras haya esperanza, castiga a tu hijo; no dejes que vaya a la muerte”.
También advierte que la corrección no debe ser guiada por el mal humor o el capricho: “Hay reprensiones inoportunas; hay un silencio propio del hombre sensato”, “no reprendas antes de examinar; reflexiona primero, y después reprende”. Eclesiástico y Proverbios, son dos de los libros de la Biblia que nos comunican la enseñanza de los sabios de Israel. Sabiduría aquilatada por la minuciosa reflexión y pasada por la prueba del tiempo. Todo ello, por qué no, luego de aciertos y errores en la educación de los hijos.
Lecciones de vida que están ahí, para valorar el papel de los padres en la formación de los hijos. Escritos hay muchos y siguen elaborando ensayos sobre el tema, publicándose a su debido tiempo. Aciertos y errores continúan dándose en tantas familias mexicanas. Y, a propósito del Día del Padre, vale la pena analizar, desde diferentes ángulos, lo bueno y malo que va ocurriendo en nuestros hogares. Lo primero, para aplaudirlo y aprender de ello. Lo segundo para evitarlo y hasta exigir que desaparezca del mapa de los comportamientos familiares.
De poco sirve quedarnos con lo romántico del caso. Ciertamente, es un día muy especial para homenajear a los papás. Motivos sobran para decirles cuánto los queremos y lo importantes que son para la crianza de los hijos. La idea de crear el Día del Padre surgió en Estados Unidos, concretamente en 1910, cuando una mujer llamada Sonora Smart Dodd quiso rendir homenaje a su padre que había criado en solitario a ella y a sus cinco hermanos, en una granja del estado de Washington. A Sonora se le ocurrió la idea, mientras escuchaba un sermón sobre el Día de la Madre en la Iglesia. Propuso la fecha para el 5 de junio, que era el cumpleaños de su padre.
En 1924 llegó la primera declaración oficial por parte del presidente Calvin Coolidge que apoyó la idea de establecer un día nacional del padre.
Sin embargo, no fue hasta 1966 cuando llegó la declaración definitiva del presidente Lyndon Johnson, estableciendo la fecha de la efeméride en Estados Unidos para el tercer domingo de junio. Muchos países, entre ellos México, tomaron la fecha como propia.
Ahora bien, regresemos a lo que la Sagrada Escritura también nos enseña, con respecto al comportamiento de los hijos para con los padres.
Traigamos a la memoria frases como: “Quien honra a su padre paga sus pecados… El que honra a su padre recibirá alegría de sus hijos y, cuando ruegue, será escuchado. El que glorifica a su padre tendrá larga vida”.
Una especial atención a los padres ancianos: “Hijo, cuida a tu padre en su vejez, y mientras viva no le causes tristeza. Si se debilita su espíritu, perdónale, y no le desprecies, tú que estás en plena juventud. Pues la caridad para con el padre no será olvidada”.
Maldición merecen los que despojan a sus padres de sus bienes: “El que despojó a su padre y a su madre diciendo: no es ello pecado, es socio del criminal”. “El que despoja al padre y echa de la casa a su madre es un hijo infame”.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.