upc4

Laura Castro Golarte

La fundación de la Real Universidad de Guadalajara se llevó poco más de 30 años, de acuerdo con el dato que el mismo rey Carlos III proporciona en la real cédula donde le pide al Obispo de Guadalajara le informe sobre la posibilidad de instalar tal establecimiento.
Claro que preguntó muchas cosas más y a todas, el Fraile de la Calavera respondió.
No fue sólo eso lo que influyó para una decisión favorable. Además de insistir, informar, justificar, argumentar y aportar, Fray Antonio Alcalde y Barriga se comprometió con el monarca a mantener por lo menos dos cátedras y a que, a su muerte, ordenaría que se destinaran 40 mil pesos más para la institución, como se hizo (ya había dado 20 mil pesos).
Fue el 3 de noviembre de 1774 cuando el dominico recibió la real cédula del rey Carlos III en la que ordenaba al Obispo de Guadalajara rindiera el informe relativo a la fundación de la universidad. Es un documento breve con varias preguntas que Alcalde debía solventar. La información del documento es muy valiosa por el documento en sí, pero además por los antecedentes que proporciona.

Aquí un fragmento de la cédula que reprodujo en su obra sobre la historia de la Iglesia en Guadalajara, el historiador Ignacio Dávila Garibi:
Y habiéndose visto lo referido, en mi Consejo de las Indias, con los antecedentes del asunto y expuesto por mi Fiscal, teniéndose presente que en el año de mil setecientos sesenta y dos, entre otras solicitudes que introdujo esa ciudad, fue una la de que se erigiese y fundase Universidad, para el adelantamiento de su juventud y la de toda la provincia de su distrito, sobre la cual se pidió informe a uno de vuestros antecesores, en Real Cédula de once de agosto del mismo año, que aún no se ha evacuado, ha parecido rogaros y encargaros, como lo ejecuto, que teniéndola presente, me informéis de la conveniencia o perjuicios que podrá tener ese establecimiento, expresando con toda individualidad y distinción, en el caso de que se contemple útil, qué cátedras se podrán poner para estudios mayores, con expresión de qué facultades o artes se han de enseñar o explicar en ellas:
qué dotación se ha de señalar a los catedráticos, en qué fincas y últimamente qué sitio puede aplicarse para la concurrencia a los estudios y en caso de ser preciso hacer alguna obra, cuánto será su costo y de dónde podrá suplirse, para que en su vista se pueda tomar la providencia que convenga, por ser así mi voluntad.

Alcalde trabajó en la investigación y redacción del informe para, finalmente, remitirlo al rey Carlos III. Lo firmó para su embarque el 17 de marzo de 1775 y respondió a todos los cuestionamientos planteados por el rey. Este documento elaborado por el Obispo de Guadalajara también forma parte de la colección de documentos de Dávila Garibi.
Lo primero que hizo Alcalde fue asegurar al rey que la universidad era no sólo conveniente sino útil y que no implicaba ningún perjuicio, por las siguientes razones: “el adelantamiento de la juventud y la de todas las provincias de su Diócesis, que por falta de Universidad se atrasan en los estudios y dejan de graduarse muchos de sus naturales; otros arruinan sus casas con los crecidos gastos de su viaje a México y su manutención en aquella capital para seguir los cursos regulares […]”.
Además, el dominico expresó su preocupación por que al estar los jóvenes lejos de la vista de sus padres se podrían entregar a la “ociosidad y al vicio” o que se olvidaran de ellos por el “mucho amor” que despertaba en los estudiantes una ciudad tan “deliciosa” y “opulenta” como México. También le expuso al monarca que en Guadalajara faltaban abogados.
Una de las preguntas en las que el Borbón hizo énfasis fue la relativa al lugar donde se instalaría la universidad, en caso de que él lo autorizara. Ésta y otras respuestas de Alcalde las abordaré en la próxima entrega.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.