upc4

Den frutos y sean mis testigos

En emotiva, solemne y concurrida celebración Eucarística, 75 niños hicieron la Primera Comunión y 85 jóvenes recibieron la plenitud del Espíritu Santo en el sacramento de la Confirmación en la comunidad de Florencia, Zacatecas, al Norte de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Monserrat Ayala Razo

Como parte de los festejos por los cien años de la Parroquia dedicada a la Inmaculada Concepción
de la Santísima Virgen María, en Florencia, Zacatecas, el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo
de Guadalajara, celebró las Confirmaciones y Primeras Comuniones de jóvenes y adolescentes de la comunidad.
El Arzobispo llamó a los asistentes a la celebración a reflexionar sobre los sacramentos iniciales y su importancia para los católicos, “con el Bautismo se nos purifica del pecado original y nos une a Jesucristo, y por este sacramento nos convertimos en verdaderos hijos de Dios. Nacemos en la vida verdadera
con el sacramento del Bautismo”.
“Invito a que la vida nueva que se nos otorgó con el Bautismo crezca en valor y espíritu. No estamos destinados a permanecer nacidos solamente, tenemos que crecer y el Espíritu Santo de la Conformación nos hace crecer, para que lo manifestemos con nuestras palabras y nuestras acciones”.
Nacer en el Bautismo, crecer y madurar por la fuerza del Espíritu Santo en la Confirmación, y alcanzar la plenitud en la Eucaristía es el camino que debemos seguir, reiteró el purpurado.

“El que come mi Cuerpo y bebe mi Sangre, dará mucho fruto y su fruto permanece y salta hasta la vida
eterna. Muchas veces, por la falta de comprensión de lo que son los sacramentos, pensamos que son requisitos o la ocasión para hacer una fi esta, para hacer un compadre o comadre nuevos, pero hasta
ahí. No, los sacramentos nos devuelven la vida perdida por el pecado original, los sacramentos nos
vuelven a ser posesión de Dios. Los sacramentos no son fórmulas ni requisitos sociales, son garantía del amor de Dios para seguir siendo propiedad de Él”, reiteró.
La Misa, por el número de fieles presentes, se realizó en el auditorio municipal.

100 AÑOS
Aunque no se tiene registro de la llegada de los primeros moradores a esta comunidad, se sabe que fueron el matrimonio de Florencio Sandoval y Florencia Ruiz, llamado por los vecinos “lo de florencio”. Las primeras evangelizaciones fueron en el año de 1748 por un grupo de misioneros franciscanos; pero fue hasta el año 1770 cuando el señor Cura del Teúl, Fray Joaquín Cipriano de Rivero dio a conocer a la Sagrada Mitra la aparición de la comunidad del rancho de Florencio, ya que pertenecía al territorio
parroquial.
El 6 de agosto de 1909, por autorización del entonces Arzobispo de Guadalajara, el Sr. José de Jesús Ortiz
de Rodíguez, siendo Párroco del Teúl el Sr. Cura Román Adame, se nombró Capellanía a la comunidad de Florencio. El 31 de julio fue nombrada Vicaría y se nombró como primer Vicario al Presbítero Juan Guzmán, comenzando así a llevar sus propios libros de registros sacramentales.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.