upc4

Pbro. Adrián Ramos Ruelas

En este mes de junio la Iglesia celebra con gozo y devoción las fiestas del Señor. Una de ellas es el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (Corpus Christi). Jesús en el Santísimo Sacramento es maestro de santidad. Invita siempre a la oración y a la adoración. La vida de comunión con Él lleva a la perfección en el amor.

Por ello, vamos a conocer a una santa fundadora, apasionada por Jesús presente en la Eucaristía.

Micaela Desmaisiéres y López de Dicastillo, vizcondesa de Jorbalán, nació el 1º de enero de 1809 en Madrid, España, en el seno de una familia de la aristocracia.

Fue educada con las Ursulinas de Pau. Pronto quedó huérfana de padre. De su madre recibió una educación piadosa y de acuerdo a su clase social. Casi todos sus hermanos murieron prematuramente. Ella se ocupó de los intereses familiares, desarrollando un carácter enérgico y dotes de gobierno y organización. Fue pretendida para matrimonio pero, a la muerte de su madre, decide consagrar su vida a Dios y a la caridad.

Fruto de esta actitud de apertura hacia las necesidades de los más desfavorecidos fueron las visitas al hospital de San Juan de Dios. Allí conoció las salas de enfermedades venéreas y descubrió los hondos problemas de explotación, soledad y desamparo en que se encontraban tantas jóvenes y mujeres a las que la vida había maltratado. De aquí surgió su primera inspiración de abrir una casa para acoger a las jóvenes a su salida del hospital y ayudarlas a rehacer su vida. El 21 de abril de 1845 consiguió instalar su primera casa, llevada en sus comienzos con la ayuda de una Junta de Señoras.

En Pentecostés de 1847 recibió una gracia mística que marcó en ella una nueva etapa. A partir de entonces Cristo en la Eucaristía es el maestro de su vida espiritual y apostólica. Progresivamente se entrega a llevar ella misma la Obra. Desde 1850 asume totalmente su dirección y se queda a vivir con las jóvenes. Busca la colaboración de maestras para que la ayuden a instruir y educar a «sus chicas» y toma el nombre de Madre Sacramento.

Así, faltaba poco para fundar la Congregación de las Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad. Ahí consagró su vida en volver al buen camino a las jóvenes descarriadas y a las meretrices. Su congregación es aprobada en 1865. En agosto de ese año, al enterarse de que en Valencia estalla una epidemia de cólera, decide viajar para ayudar a las religiosas y colegialas de su casa. Murió el 24 de agosto víctima de esa epidemia.  

¿Qué podemos aprender de ella?

  1. Su gran sensibilidad y preocupación por devolver la dignidad a las chicas que se habían extraviado.
  2. Su gran amor a Jesús Eucaristía y su espíritu de caridad incansable.
  3. Sus dotes para la dirección y organización que le permitieron ser una gran fundadora.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.