upc4

Alfredo Arnold

La semana pasada se realizó en la Pontificia Academia de Ciencias Sociales de Roma un foro sobre la doctrina de santo Tomás de Aquino, con motivo del 750 aniversario de su muerte. Hace unos días, también se llevó a cabo en la Universidad Autónoma de Guadalajara el foro internacional Dios y Ciencia, en el que se dedicó un espacio a la escolástica del santo italiano, también llamado Doctor Angélico y el Aquinate (gentilicio de la ciudad de Aquino).
Santo Tomás de Aquino es considerado como uno de los más grandes filósofos de la Iglesia y del mundo occidental.
La escuela tomista además de abundar en los temas teológicos presenta una visión fresca, actual y consistente del mundo moderno. Rescata y reinterpreta la metafísica aristotélica que es 1,600 años anterior a él, e introduce al estudio de las ciencias sociales y al Derecho natural.
En un mensaje dirigido a los asistentes al foro en Roma, el Papa Francisco afirma que Tomás de Aquino “configura el pensamiento moral y jurídico moderno (…) y afirma la dignidad intrínseca y la unidad de la persona humana, tanto las virtudes del cuerpo como las del alma racional, que permiten distinguir entre lo verdadero y lo falso y entre el bien y el mal”, y que le confieren al ser humano una capacidad innata para discernir y ordenar los actos a su fin último.

Tomás, añade el Papa, ofrece un camino “para conocer la verdad sobre Dios y vivir en sociedad (…). Configura el pensamiento y las políticas sociales de modo que promuevan, y no impidan, el auténtico desarrollo humano de las personas y de los pueblos (…).
La confianza en una ley natural escrita en el corazón del hombre puede ofrecer intuiciones frescas y válidas a nuestro mundo globalizado, dominado por el positivismo jurídico y la casuística”.

Tomás de Aquino nació en Roccasecca, Italia y murió en la Abadía de Fossanova el 7 de marzo de 1274, antes de cumplir 50 años.
Está sepultado en el convento de los jacobinos en Toulouse, Francia. Fue canonizado en 1323 –49 años después de su muerte– por el Papa Juan XXII.
Estudió en París y perteneció a la Orden de los Predicadores (dominicos). Nació en una familia acomodada y su decisión de entrar a la vida consagrada le provocó algunos problemas domésticos, que finalmente no impidieron su determinación de hacerse monje. Es patrono de los centros de educación superior católicos.

En estos tiempos actuales, en que la fe y la ciencia han adquirido notoriedad como elementos inseparables de estudio, Tomás tiene el mérito de haber incluido a la razón en la teología cristiana, considerando las Sagradas Escrituras, los relatos evangélicos y la tradición patrística.
Uno de sus estudios más conocidos son las cinco vías para demostrar la existencia de Dios. No obstante, sus escritos sociales, jurídicos, morales y religiosos son muy extensos. Entre las muchas obras que escribió en latín, destaca Summa Theologiae (Suma Teológica).

El Catecismo de la Iglesia Católica abunda en citas de Tomás de Aquino. A continuación, algunos pensamientos del Aquinate; no se trata de aforismos, sino extractos de frases que muestran la variedad de sus temas:
Sobre los consagrados: “Enseñar a alguien (…) para traerlo a la fe (…) es tarea de todo predicador e incluso de todo creyente”.
Sobre la legalidad: “La ley es una ordenación de la razón para el bien común, promulgada por el que está a cargo de la comunidad”.
Sobre la sociedad: “Los hombres no podrían vivir juntos si no tuvieran confianza recíproca, es decir, si no se manifestasen en la verdad”.
Sobre la religión: “Apareció (en la Transfiguración) toda la Trinidad: el Padre en la voz, el Hijo en el hombre, el Espíritu en la nube luminosa”.
Sobre Jesucristo: “El Hijo Unigénito de Dios, queriendo hacernos partícipes de su divinidad, asumió nuestra naturaleza”.
Sobre las virtudes: “El hombre cauto medita sus pasos. La prudencia es la regla recta de la acción”.
Santo Tomás de Aquino, a pesar de esos 750 años de distancia, nos ofrece una lectura actual que seguramente conciliará la inteligencia del lector con la fe en las cosas de Dios.

*El autor es LAE, diplomado en Filosofía y periodista de vasta experiencia. Es académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.