upc4

Pbro. Adrián Ramos Ruelas

¡Qué dicha haber conocido en persona a Jesús, ese Jesús que caminaba por poblados de Galilea y Judea! ¡Qué dicha haber convivido con sus Apóstoles! Al ver una serie, una película, que nos remite a Jesús, no pocas veces quisiéramos vernos en la escena.
Los Padres llamados “apostólicos” tuvieron la fortuna de convivir con Pedro, Juan, Santiago, etc., y colaborar con ellos en la extensión del Reino de Dios.

¿QUIÉNES SON LOS PADRES APOSTÓLICOS?
Son los autores de los escritos cristianos del siglo I e inicios del siglo II. Se les llama así porque trataron en vida con los Apóstoles o con sus comunidades de manera directa. Son el eslabón más cercano a ellos. Empezaron dar forma a la estructura de la Iglesia, proponiendo diversos modelos jerárquicos; se enfrentaron a las herejías nacientes para custodiar la pureza de la fe recibida; algunos de ellos sufrieron el martirio por amor a Cristo. Les debemos la transmisión fiel de la doctrina cristiana recibida de manera oral y experiencial que luego plasmaron en sus numerosos escritos que se leen en la liturgia de las horas.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PADRES APOSTÓLICOS
Sus escritos son de carácter pastoral, estrechamente relacionados con el Nuevo Testamento en su contenido. Muchos de ellos hablan de la moral cristiana y de la escatología en orden a la Segunda Venida de Cristo.
Son testigos de máxima importancia para la fe cristiana. Vivieron coherentemente su identidad de discípulos y misioneros. Son un eco vivo de la primitiva Iglesia. Nos han dejado verdaderos legados doctrinales.


CITAMOS A ALGUNOS DE ELLOS

  1. San Clemente Romano. Este Apóstol que ocupó la sede de Pedro es citado en el Canon Romano después del Papa Anacleto (Cleto). Nos presenta un modelo eclesial jerárquico que es histórico-salvífico: el Obispo se equipara al Sumo Sacerdote; los Presbíteros a los Sacerdotes y los diáconos a los levitas. Él escribe a la comunidad de Corinto. Murió en el año 97.
  2. San Ignacio de Antioquía. Nos presenta un modelo trascendente de Iglesia: los Obispos representan a Dios; los Presbíteros a los Apóstoles y los diáconos a Cristo. Entre los años 115 y 120 escribe a diversas Iglesias: a los filipenses, a los efesios, a los romanos, a san Policarpo. Es célebre su martirio. Fue devorado por las bestias como él lo deseaba: ser trigo triturado como hostia.
  3. San Policarpo de Esmirna. Escribe también a los filipenses. Su fiesta se celebra el 23 de febrero. Él fue discípulo directo del Apóstol san Juan y, a su vez, inspiró el testimonio de san Ireneo de Lyon, Padre apologeta, defensor de la fe cristiana.

1.- Un amor apasionado a Cristo y al Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.
2.- El deseo de transmitir fielmente la doctrina y la moral cristiana con sus escritos.
3.- Con su testimonio facilitaron la expansión del cristianismo primitivo.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.