upc4

JORGE ROCHA

La semana pasada, en este mismo espacio, compartí los resultados de varias encuestas que midieron el escenario electoral en México y Jalisco. Grupo Reforma dio a conocer que en la contienda presidencial Claudia Sheinbaum (Morena-Partido Verde-PT) mantenía una ventaja de 24 puntos porcentuales sobre Xóchitl Gálvez (PANPRI-PRD). Por otro lado, esta misma casa editorial mostró que el partido del Presidente López Obrador se perfilaba a mantener la mayoría en el Congreso de la Unión. En lo referente a los comicios en la Ciudad de México, Consulta Mitofsky afirmó que Clara Brugada (Morena) aventajaba en las elecciones para la Jefatura de Gobierno de aquella entidad; y para el caso de Jalisco, El Universal publicó que Pablo Lemus (MC) estaba en la delantera en la elección para gobernador con 9 puntos porcentuales arriba de Claudia Delgadillo (Morena), que se ubica en segundo lugar de acuerdo con este matutino. Un día después, la casa encuestadora De las Heras, mostró los resultados de otra encuesta donde, a diferencia de El Universal, es Claudia Delgadillo (Morena) la que encabeza las preferencias electorales con el 45% de la intención del voto, seguida de Pablo Lemus (MC) con el 29% de las preferencias electorales y en tercer lugar está Laura Haro con el 13% de intención de voto. Esto significa que, en este ejercicio estadístico, la abanderada de Morena está 16 puntos porcentuales arriba del candidato del movimiento naranja.
Si revisamos las vitrinas metodológicas de estas encuestas que están tan contrapuestas, ambos ejercicios estadísticos consultaron a mil personas, en el caso de El Universal fueron por teléfono y en De las Heras la encuesta fue en vivienda. Ésta puede ser una de las explicaciones por las cuales los resultados son tan disímiles. Más allá de hacer un debate metodológico sobre la solidez de estos resultados, lo que está sucediendo se empieza a asemejar a lo que pasó en los comicios del año 2012 y luego en Jalisco en el proceso electoral intermedio del año 2015, donde las encuestas se utilizaron como instrumentos de propaganda política para colocar ficticiamente a punteros que no lo eran o tratar de generar una narrativa de candidatos que repuntaban o candidatos que se desinflaban. Luego de estas dos elecciones las casas encuestadoras entraron en una grave crisis y tuvieron que rectificar en modos de proceder o en metodologías. Para el proceso electoral del año 2018 las empresas que hacen estos ejercicios volvieron a tener un desempeño aceptable, pero parece que las tentaciones se vuelven a presentar.
Hay que recordar que las encuestas públicas tienen como destinatarios a las y los electores y su propósito es colocar fotografías del momento que se conviertan en un elemento más para el discernimiento del voto.

En el momento presente, las encuestadoras tienen tres grandes retos para construir hallazgos más fiables, el primero es que se han incrementado las tasas de rechazo de forma muy importante, es decir, cada vez son menos las personas que quieren colaborar con sus respuestas en torno a su preferencia electoral, esto significa que hay más desconfianza en estos ejercicios. El segundo es que el voto oculto también se incrementa, derivado de presiones de actores políticos y sociales que inhiben o coartan la participación.
En lugares donde la presencia del crimen organizado es alta, es indudable que el voto oculto tiende a aumentar. El tercero es el reto de ponderar resultados teniendo en cuenta la preferencia negativa, es decir, calculando de forma certera como influyen en la tendencia electoral los negativos de los partidos políticos. Estos tres problemas pueden contribuir a que los resultados de las encuestas sean muy erráticos.

Ahora bien, en este escenario sería un error aconsejar al electorado que no haga ningún caso a las encuestas, pero también está claro que hay que tomarlas con reservas, ya que siguen siendo un instrumento valioso de análisis. Lo que sigue siendo fundamental es votar en conciencia, es decir, informándose, haciendo caso omiso de los fake news, ponderado la viabilidad y la consistencia de las propuestas; y buscando el mayor bien comunitario. Esto ninguna encuesta lo puede suplir.
POSTDATA
La pretensión de rasurar el número de personas desaparecidas en México de parte de la Secretaria de Gobernación me parece un despropósito y una enorme falta de sensibilidad si no se proporcionan los datos que sustenten que estas personas ya fueron localizadas y su estatus actual. Todavía peor, que sin información sólida, suponga que son “ausencias voluntarias”. El desdén por este grave problema es alarmante.

Correo electrónico:
jerqmex@hotmail.com

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.