upc4

HERMANA MIRIAM BARBOZA HOYOS. DE LA CONGREGACIÓN SIERVAS DE SANTA MARGARITA MARÍA Y DE LOS POBRES.

El 22 de septiembre de 1873 nació en Guadalajara Jalisco Cipriano Iñiguez Martín del Campo. Hijo de Cayetano Iñiguez y Vita Martín del Campo. Era el tercero de 10 hijos.
Fue bautizado en la parroquia del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, el día 26 de septiembre de 1873. Sus maestros admiraron los rápidos progresos del joven Iñiguez, que, terminada la instrucción primaria, se matriculó en el Seminario conciliar de Guadalajara el 18 de octubre de 1888. Siguieron los años de estudio arduo, de esfuerzos y coraje en la virtud, luchas internas de la vocación, que no faltan en las almas que anhelan subir muy alto y que, por lo tanto, no se conforman con medianías.

Fue ordenado sacerdote el 30 de noviembre de 1898. Cantó su Primera Misa en el Santuario de Guadalupe el 18 de diciembre de 1898.

En febrero de 1899 le comunicó la Sagrada Mitra de Guadalajara, en sede vacante la restauración del hospital de la entonces Beata Margarita, fundado por el gran orador D. José Salomé Gutiérrez.

Siempre en la juventud se fraguan y nacen los grandes ideales, Y para comenzar a acrisolar estos providenciales designios que produce la gracia en un alma generosa, le da esta otra: la de fundar una familia religiosa que perpetuara sus ansias apostólicas llenas de amor a Dios, en servicio a los suyos, los pobres. Y conoce a una joven, María Guadalupe García Zavala, socia de la Conferencia de la Beata Margarita; activa, humilde y responsable, piadosa y sencilla. Ella siguió sus enseñanzas y fueron entre los dos, las dos grandes columnas para su obra: Fundar la congregación de “Siervas de Santa Margarita María y de los pobres”. Dejándoles el lema de “CARIDAD HASTA EL SACRIFICIO Y CONSTANCIA HASTA LA MUERTE”.

Fue sacerdote durante 33 años, y en ellos tuvo rosas y espinas. Le tocó la revolución de 1910 a 1918 y, en Guadalajara sufrieron de cárcel y destierro los sacerdotes y el mismo pastor. Le tocó también la persecución del presidente Plutarco Elias Calles de 1926 a 1929 que llevó al martirio a más de 20 sacerdotes de la Arquidiócesis, y al martirio sin sangre a muchos otros que soportaron persecución, cárceles, malos tratos y que a muchos de ellos les ocasionara enfermedades incurables. El Padre Cipriano así llevó su cruz.
Sacerdote incansable un gran orador de voz fuerte, vibrante, de persuasiva elocuencia. Ganándose el título de: “Gigante de voz de trueno y corazón de azúcar”, “pico de oro”, en muchas parroquias foráneas era requerido para que predicara en las festividades, en tiempo de misiones y ejercicios espirituales. Decía: “NO SOLO HAY QUE ESPERAR, HAY QUE IR HACIA ELLOS”.
Fue desterrado durante el conflicto religiosos de 1926. Durante este tiempo en que estuvo oculto en la Ciudad de México, escribió gran cantidad de cartas a las hermanas formándolas y corrigiéndolas. Es en agosto de 1929 que el Padre Iñiguez regresó a Guadalajara enfermo, herido con el cáncer de garganta que habría de aniquilarlo.
Esas muestras de amor, con las que Jesús va acrisolando la voluntad de Padre Iñiguez tenían un fin; hacerle experimentar el amor y el dolor del Corazón Divino del Salvador, viviendo el calvario en su cuerpo por su enfermedad. Al ocaso de su vida reunió a toda la comunidad de Hermanas para darles su bendición, rodearon la cama del Padre pendientes hasta de su respiración y fue dándoles recomendaciones para cada una en particular y para todas.

“Amen el bien y aborrescan el mal. Sean siempre fieles a su Vocacion y nunca la abandonen y que el Corazón Divino de Jesús sea siempre su morada donde habiten continuamente”.

Eran las once de la mañana con cuarenta y cinco minutos, del 9 de octubre de 1931 cuando falleció el padre Cipriano. Su vida fue una constante Eucaristía. Hubo presencia de Jesús y de la Iglesia, hubo Palabra de Dios, y hubo Liturgia de la Eucaristía.

Misa de cierre de año jubilar:
Será el 22 de septiembre de 2023 Templo San Bernardo.12:00 hrs. Presidida por el Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega.

Bibliografía:

María del Rosario Plácito, S. S. M. M. P. (2023). Semblanza del padre Cipriano Iñiguez Martín del Campo. Ed.privada

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.