upc4

José de Jesús Parada Tovar

Muy parecido a lo que ha ocurrido en dos años con la Pandemia del Coronavirus a nivel mundial, también en dos meses de guerra entre Rusia y Armenia se ha evidenciado que los Medios de Comunicación devienen en rehenes de insondables intereses internacionales, aunque también, por la vía de grandes Agencias Informativas de variadas tendencias, llegan a sumarse a la masa de poderes fácticos (¿y hasta facciosos?) y de muy visibles potencias intervencionistas que le sacan tajada a la revuelta.

Quiera Dios que, a estas fechas, se haya terminado o al menos atenuado el conflicto a través de acuerdos bilaterales y de otros consensos supranacionales. Mientras tanto, sorprende que, tan próximos e inmediatos como estamos al acontecer en todo el orbe gracias a la avanzada tecnología, estamos muy distantes de conocer y ponderar la verdad integral de las causas y efectos.

Una visión sensata y serena

Me permito transcribir algunas ideas al respecto, expresadas por un puntual filósofo, sociólogo y académico universitario: “Si Rusia, ‘por tomar las riendas’, procede a una guerra unilateral y a matar gente, eso no resuelve el fondo. Por su parte, a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) le pesa el intento ruso porque sabe que le resta poder; sin embargo, actúa con hipocresía porque cuando Estados Unidos invadió Irak por cuenta propia, no hubo algún pronunciamiento e incluso acudió a ayudarle.

“Obviamente, el argumento del Kremlin de que ‘si me porto mal, otros se portan peor’, es insostenible. Y, aunque aduce que los gringos y sus aliados (ciertamente en menor medida) son intervencionistas y se creen la policía del mundo, tampoco eso justifica su actitud beligerante. Lo más lamentable es que a ambos bandos no les importa Ucrania; lo que quieren es clavarle las uñas y que el otro no lo haga. Es como imaginar a dos niños peleando por un animalito al que dicen defender de los ataques del otro… pero para meterlo en la jaulita que ya le tienen preparada para ‘protegerlo’.

“Es deplorable que sendas partes vean a Ucrania como un país inferior, sin decisión propia, y del que pueden disponer a su antojo. Según Putin, su deseo es escudar a Ucrania de invasionistas que quieren seguir explotando su inmensa riqueza natural. Según Biden, debe salvarse a Ucrania de la instrumentalización que pretende Moscú. La verdad es que, por más que ambos lo disfracen de ‘hermandad de los pueblos eslavos’ o ‘defensa de la libertad y democracia’, nada hay tan claro como su ambición extralimitada”.

Y termina el analista: “Hay un país que tiene años en guerra civil; es árabe y su gente muere de hambre. Pero da la casualidad de que ahí no hay petróleo, y entonces a ninguna potencia le interesa ‘mediar’. Yemen ni en las noticias sale… Ahí que sigan matándose”.         

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.