upc4

Desde el Corazón

LUPITA:
Viene otra vez la Cuaresma y deseo vivirla mejor que otros años. He ofrecido algunas renuncias como dejar de tomar café o bajar el tiempo que uso el celular. Pero quisiera sugerencias para hacer algo distinto y que me lleve a ser mejor cristiana. ¿Alguna idea?
Ma. Teresa B.

HERMANA MÍA, TERE:
En enero de 2024, el Papa Francisco nos lanzó una pregunta a todos los cristianos: “¿Has leído entero al menos uno de los cuatro Evangelios?”. Y sugirió, como lo ha hecho en otras ocasiones: “Lleva siempre el Evangelio de bolsillo en el bolso o en el teléfono”.
Señaló puntualmente un rasgo característico de nuestra cultura actual: “No damos importancia a la Palabra de Dios; la oímos, pero no la escuchamos; la escuchamos, pero no la custodiamos; la custodiamos, pero no nos dejamos provocar por ella para cambiar; la leemos, pero no hacemos oración.

¿Qué te parece si nos proponemos leer los 4 Evangelios en los 40 días de la Cuaresma?, ¡leer al menos uno completo! Pero con este espíritu de hacer vida lo que en ellos está escrito.

Podemos apoyarnos de la serie que se presenta en diferentes plataformas y que se denomina “Los elegidos” (The chosen), en la que se narran diversos pasajes del Evangelio de forma magistral.
La Cuaresma es el tiempo litúrgico que nos ayuda a entrar en el Misterio de la Cruz, tiempo de reflexión para volver a Dios. Se nos proponen tres prácticas que nos hacen crecer espiritualmente:

  1. Ayuno, para mejorar nuestra relación con nosotros mismos. Implica tener dominio propio. Renunciamos a comida y bebida en ciertos horarios, pero también podemos renunciar a nuestro egoísmo, vanidad, malos deseos, chismes, pereza…
  2. Limosna, para mejorar nuestra relación con los demás. Se da algo de nosotros a los demás; no sólo dinero, también tiempo, comprensión, perdón…
  3. Oración, para mejorar nuestra relación con Dios. Él se siente invitado a habitarnos cuando le buscamos con sinceridad. Él nos renueva y nos permite volver a empezar en el ideal de ser mejores personas y dar lo mejor de nosotros a los demás.

No se trata de hacer una renuncia sin sentido, sino de prestarnos dócilmente a la acción del Espíritu Santo. Es tiempo de penitencia porque podemos ofrecer nuestros esfuerzos en reparación de nuestras culpas y las del mundo entero. Tomemos en serio el reto de leer los Evangelios y dejarnos interpelar por ellos.

Lupita Venegas/Psicóloga
Facebook: lupitavenegasoficial

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.