upc4

Norma Angélica Trigo González

El único contrato que conocen es el de la palabra para llevar el sustento a su familia. Si no trabajan no comen y tampoco tienen prestaciones ni seguridad social.

Ante la falta de un empleo fijo, todos los días trabajadores de diferentes oficios se reúnen en diversos puntos de la ciudad esperando ser contratados.

Ofrecen su fuerza física y conocimientos en algún oficio como la albañilería, fontanería, otros más son pintores o los llamados galleros, que son quienes descargan camiones con material de construcción o escombro.

Desde las seis de la mañana esperan que alguien llegue a contratarlos aunque sea por un viaje, para tener dinero y apoyar a su familia.

“Si no trabajamos no comemos, nosotros no tenemos Seguro Social ni  ninguna prestación, a nosotros no nos ayuda el gobierno con nada, hay algunos compañeros que tienen toda su vida en esto y ya están grandes y así tienen que seguir trabajando, aquí no hay jubilación ni pensión de nada”, señaló el señor Marco Antonio Dorado.

 “Nosotros levantamos el escombro en las obras, también demolemos casas, descargamos tráileres, pintamos casas, lo que llegue, la chamba que nos ofrezcan”.

Estos trabajadores que buscan trabajo a diario se reúnen en el Camino Real a Colima en su cruce con la Avenida Comonfort, en la carretera a Chapala, en Mariano Otero y Periférico, Auditorio Benito Juárez, en San Isidro Mazatepec, entre otros puntos.

“La gente que necesita algún trabajo aquí viene, aunque a veces no cae nada, hay días buenos y otros malos pero nos esperamos todos asoleados. No hay horario, los que tienen jale temprano ya saben que aquí estamos y vienen por nosotros”, señaló el señor Marco Dorado.

Por su parte, Raúl, quien no quiso dar su apellido, señaló que por el Camino Real, se reúnen alrededor de 30 trabajadores que llegan a diversas horas y son de puntos como Tlajomulco, el cerro del cuatro, Las Pintas, etc.

“Algunos llegan a las 5 o 6 de la mañana, nos llevan a la obra y si terminamos pronto regresamos al mismo lugar para ver si alguien más nos contrata. El trabajo está malo, no hay mucho y las obras restringidas por el gobierno y eso nos afecta, a las 11 ya no quieren que entren los volteos a los fraccionamientos”.

“En un día malo no trabajamos y en uno bueno nos llevamos 500 o 600 pesos. Por descargar un volteo nos dan 200 pesos. Esperamos trabajo porque hay que quitarnos el hambre, si no ganamos no comemos y todo está muy caro, le terqueamos, el gobierno no se acuerda de nosotros, si fuera un trabajo donde tuviéramos seguro o un sueldo fijo no estábamos aquí”.

Agregó que si se enferman tienen que ir a un consultorio particular y gastar más de lo que tienen.

El salario mínimo en México es de 172.87 pesos diarios, mientras que el IMSS, a través de un comunicado señaló que hasta el 30 de noviembre del año pasado, el salario promedio de los trabajadores afiliados era de 435.7 pesos diarios.

CONMEMORAN EL DÍA INTERNACIONAL DEL TRABAJO

Cabe recordar que este Día del Trabajo, se conmemora a nivel internacional para  recordar y reivindicar a los Mártires de Chicago, un grupo de sindicalistas que fueron condenados a muerte por su participación en una huelga que inició el 1 de mayo de 1886 en Estados Unidos. En México los trabajadores desfilan para exigir mejores condiciones laborales, sueldos y prestaciones dignas.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.