upc4

Quetzali Cárdenas Hernández

En los últimos años, los videojuegos ocupan un papel relevante en la vida de los niños. Se convirtieron en una herramienta que les permite un rato de esparcimiento; sin embargo, hay casos en los que se usa de manera desproporcionada, lo que da pie a convertirse en un trastorno.
Según el manual ‘Clasificación Internacional de Enfermedades’ (CIE-11), generado en el 2022, la adicción a los videojuegos es catalogada como un trastorno mental. La OMS lo define como un patrón de comportamiento caracterizado por la falta de control sobre el videojuego. Este trastorno se ve reflejado en la dificultad para priorizar otras actividades frente al juego, anteponiéndolo a sus responsabilidades diarias. No son las horas de uso lo que genera un trastorno, sino las consecuencias que provoca en el desarrollo cognitivo de la persona.
Juan Manuel Álvarez Becerra, investigador en el sistema de Universidad Virtual de Guadalajara, menciona
que los trastornos que se pueden generar en los niños son: irritabilidad, estrés, depresión, ansiedad, problemas de sueño o déficit de atención con hiperactividad.

En 2022, según The Competitive Intelligence Unit (CIU) consultoría estratégica, dimensionamiento e investigación de mercado, México fue uno de los 10 consumidores de videojuegos más importantes a nivel global con alrededor de 65.9 millones de jugadores de 6 años o más.

  • Juan Manuel Álvarez, recomienda a los padres seguir las siguientes indicaciones para prevenir un caso de adicción.
  • 1. Mantener una supervisión sobre con quién juegan sus hijos, ya que los niños son un grupo vulnerable y pueden ser víctimas de una situación incómoda o incluso pueden poner en riesgo su integridad.
  • 2. Otra recomendación que los padres deben tomar en cuenta es llegar a un acuerdo con base a las reglas en las horas de juego. No debería transcurrir un uso de 120 minutos al día.
  • 3. Sugiere mezclar el tiempo lúdico con otros juegos que se realicen en la calle o espacios diferentes al de la casa, como deportes o actividades de ocio con padres, amigos o amigas.
  • 4. Por último, los padres pueden revisar la página de ESRB en la que brindan información sobre el contenido de un juego o aplicación para que puedan tomar decisiones informadas sobre qué juegos son adecuados.

El manual informativo y de orientación sobre el uso casual y problemático de videojuegos sugiere que de los tres a los cinco años los niños consuman juegos que les permitan crear y recrear escenarios de la vida cotidiana (juego simbólico), de construcción y de tipo musical o ritmo, que permiten estimular la coordinación mano/ojo. De los seis a los nueve años, juegos de estrategia, construcciones, razonamiento, lógica, cálculo, de agilidad, y rapidez, permitiendo mejorar estas habilidades.

Obtenga más información escaneando el código QR.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.