upc4

Desde el Corazón

QUERIDA LUPITA:
Me encuentro estancada. Me divorcié de un hombre que era alcohólico y violento. Me quedé con tres hijas que ya son adultas y han tomado malas decisiones. Hoy vivo sola y siento que mi vida es inútil. Quisiera ser feliz, pero no sé por dónde empezar.

Ximena C.

HERMANA MÍA, XIMENA:
La realidad es la que es y tú te la cuentas. Si tu diálogo interno es negativo, te auto castigas y te olvidas de tratarte a ti misma con cariño. Puedes decirte a ti misma: “mi vida es un fracaso” o describirla de modo positivo: en mi vida he enfrentado retos y he salido adelante de ellos. Mis hijas sufrieron violencia. Hoy tengo oportunidad de acercarme a ellas y buscar juntas que nuestro dolor se convierta en amor.

Sé que no es fácil hacer este cambio mental, pero es necesario. Hoy las neurociencias confirman que lo que pensamos afecta directamente a lo que sentimos, y que es indispensable un auto-discurso asertivo para experimentar bienestar.

El autor de “El algoritmo de la felicidad” nos da algunas pautas para “resetear” nuestro cerebro. Él plantea tres fuentes de infelicidad, de las que partiré para proponerte tres fuentes de felicidad:

  1. Aversión
  2. Apego
  3. Insatisfacción

Gawdat sugiere que lo que nos da infelicidad son estas tres actitudes. En primer lugar nos presenta la aversión, el no aceptar el reto que tenemos enfrente por miedo a no saber qué hacer después; es la actitud: no me gusta lo que estoy viviendo, pero no puedo hacer nada para cambiarlo. Después nos habla del apego, el hecho de pensar que no puedo vivir si pierdo algo o a alguien. En tercer lugar menciona el sentimiento de que nada es suficiente.

Vamos estimulando las actitudes contrarias:

  1. Recibir los momentos adversos como retos o desafíos que nos llevarán a ser una mejor versión de nosotros mismos. Un llamado a superar las adversidades, a “tomar el toro por los cuernos”.
  2. Aprender a desprendernos del pasado. ¡Tenemos el presente para hacer el bien, para amar!
  3. Salir de la cultura de la queja. Agradecer por todo y por todos.

Estás viva y es mucho lo que puedes dar. Acércate a Dios, bendice a tus hijas con tu oración, con actos de bondad, quiérete a ti misma procurando una vida saludable, cuidándote y agradeciendo en todo momento porque tu futuro y el de quienes amas, será mejor.

Lupita Venegas/Psicóloga
Facebook: lupitavenegasoficial

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.