upc4

José de Jesús Parada Tovar

Precisamente eso ha legado, a quienes sepan y quieran aquilatar los valores perdurables, y como patrimonio artístico y humano, Guillermo Guzmán Luna, quien entregó su alma al Señor de la Vida el reciente jueves 9 del mes en curso, tras una larga enfermedad que lo postró e inhabilitó por varios años, y la cual sufrió ejemplarmente con paciencia y entereza cristianas. Tapatío de origen, nació el domingo 12 de mayo de 1935 y, luego de más de 60 años como Reportero Gráfico, deja una nítida imagen de sí.
Durante poco más de 50 años, casi a partir de su adolescencia, laboró como fotógrafo en el Periódico El Informador, llegando a cubrir todas las fuentes informativas, a captar a personajes protagonistas de la vida política, económica, cultural, educativa, religiosa, deportiva, etcétera, además de registrar en su lente lo mismo acontecimientos relevantes que el rutinario acontecer, para él no desapercibido en sus más simples detalles. Incluso el frecuente ejercicio que implicaba la elitista y prescindible “Sección de Sociales”, contribuyó a hacer de “Don Memo” un privilegiado retratista de personas y de grupos.

MERCADO DEL JUGUETE
En los inicios de los años 90s del siglo anterior, ya bien asentado y aclientado en el banquetón del Parque Morelos el tianguis de artículos y objetos tradicionales del Mes de las Ánimas y de la inmediata Navidad, Guillermo Guzmán, provisto de su instrumental y poniendo en juego su iniciativa y ojo observador, se puso a retratar toda esa clásica vendimia con detenimiento y pericia.
Obviamente, dicho material nutrió las páginas del referido diario, como también llamó la atención en la Oficialía Mayor de Cultura del Ayuntamiento tapatío, y fue así como el Prof. Gustavo Curiel Ballesteros, Director del Salón “Guadalajara”, ubicado al ingreso del Palacio Municipal, pidió al Fotógrafo, en 1992, una serie de imágenes para proceder a hacer una selección y montar una Exposición que resultó muy visitada. Es más, el entonces Alcalde, Don Gabriel Covarrubias Ibarra, accedió gustoso al patrocinio oficial de un compendio de fotos, hecho Libro. En la Ceremonia de Presentación de tal volumen (titulado “Imágenes de Noviembre”), el laureado Fotógrafo Alberto Gómez Barbosa pronunció elogiosa glosa acerca de la obra de Guzmán Luna.

Unos años después, y ya siendo Reportero Gráfico y Jefe del Área de Fotografía del Periódico “Ocho Columnas”, en 2002 la Arquidiócesis de Guadalajara, a través de su Sección de Pastoral de la Comunicación, le concedió el Premio Católico Anual al Comunicador mediante el Galardón “José Ruiz Medrano”, al que también se hicieron acreedores Macrina Paredes Árciga e Ildefonso Loza Márquez; este último, fallecido muy recientemente.
Al lado de aquel destacado grupo de Fotógrafos de Prensa, como Rodolfo “Rudy” Rosales López, Jesús “Chato” Rodríguez Trejo, Carlos Hernández Fonseca, Daniel Ávila Inda, Roberto Saucedo Arellano y Miguel Durán, sus compañeros en El Informador; o de Joaquín Ayala Garza, Ernesto Zenteno Covarrubias, Salvador Alcalá Nava y Víctor Andrade en El Occidental; o de Adolfo Michel Téllez, Pedro Pichardo, Guillermo García, Humberto Navarro, de El Diario, entre tantos otros, ciertamente Don Guillermo descollaba por su presteza para trabajar en cualquier circunstancia y “sacar la mejor foto”, al igual que por su amistad y compañerismo sinceros, su talante siempre amable y su espíritu de servicio.

Por ejemplo, la Oficina de Prensa y Comunicaciones Sociales del Arzobispado, sobre todo cuando la dirigía el Padre Adalberto González González, le encarecía con frecuencia allegarle fotos de personajes o eventos eclesiásticos o eclesiales, y Guzmán, de su personal acervo, no tenía empacho en colaborar con esa causa, como también donó, de su reservorio individual, material valioso al Archivo Histórico Diocesano…

“Detenerse, es también una forma de impulso creativo. Ciertamente para pocos, y entre ellos los artistas (los que en casi todo aciertan a ver destellos del arte y los asimilan y disfrutan, los capturan y plasman en formas tangibles), detenerse es otro de los modos de respirar e inspirarse; de dar vuelo y vuelco a los sentidos para compartir la imaginación; de elevar la potencialidad hasta la esencia misma de la estética; de convocar a la prisa solamente cuando sirva a la calma de contemplar lo bello, así sea en lo mínimo, lo fugaz, lo ordinario o escondido. Así debe sucederle a Guillermo Guzmán Luna, afecto a detenerse y avezado en retener y contener desde su lente fotográfica los aspectos que conforman la vida de las gentes y el don de las cosas”… (Extracto del Prólogo del Libro “Imágenes de Noviembre”).

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.