upc4

Pbro. Antonio Pérez Islas

Meses antes de iniciar el año 2019, año del 25 aniversario de nuestro sacerdocio (generación 94), iniciamos los preparativos correspondientes: Ejercicios espirituales; fechas importantes (celebrar el día exacto del aniversario en catedral el 22 de mayo); lugares significativos para el grupo, como las diferentes casas del Seminario, especialmente Tapalpa; personas importantes en nuestro caminar de Seminario (Sr. Card. Juan Sandoval y Sr. Arz. J. Guadalupe Martín Rábago);  fechas y parroquias en donde queríamos celebrar cada uno su aniversario (ya sea en la parroquia donde se sirve actualmente o en su lugar de origen o lugar significativo) y, finalmente, fechas y lugares de paseo, un descanso del ir y venir de los aniversarios: Uno sería en  la playa y otro en Europa y Tierra Santa.

Nos apuntamos 10 compañeros, de 16 que somos (ya murieron 2 de ellos): Enrique Arellano, Héctor Manuel Castellanos, Felipe de Jesús García, Román González, Ramón Gutiérrez, Luis Heliodoro Salcedo, Juan José Trejo, Marco Antonio Vásquez, Martín Gómez y yo, Antonio Pérez.

Meses antes habíamos solicitado, vía nuestro Sr. Cardenal Francisco, un encuentro con el Papa Francisco (sabiendo que se podía conceder concelebrar con él cuando hay un aniversario de 25  o 50 años de ministerio).  Un 22 de julio nos llega la respuesta de Domus Sanctae Marthae (La Casa de Santa Martha) informándole al Sr. Cardenal José Francisco Robles que se nos invitaba a concelebrar con el Papa Francisco el día 19 de septiembre a las 7 am, firmada por el secretario del Papa S. Labidi. Una noticia que nos llenó de gozo y animó nuestro viaje a la Ciudad eterna, Roma.

Llegado el día, ya en  Roma, debíamos madrugar para estar presentes a las 6:30 am y pasar los filtros de seguridad (tres). Uno de los compañeros por poco no llega, los demás caminamos por la mañana fresca y casi corriendo.  Llegamos puntuales, pasamos a la sala de espera para revestirnos. Estábamos  emocionados y nerviosos.  Nos dieron lugar en la capilla de Santa Martha, donde el Papa celebra normalmente su misa diaria a las 7 am.  Había algunos obispos y varios sacerdotes y laicos.  En total, seríamos unas 50 personas.

¡No nos la creíamos estar allí, a unos pasos de la mirada y palabras del Sucesor de Pedro, este hombre de alegría y cercanía, de misericordia y de sencillez!  Hasta este momento hubiera sido una gran bendición,  en el marco de nuestro 25º aniversario, pero seguía lo mejor: Nos formaron, terminando la Eucaristía, para encontrarnos personalmente con el Santo Padre. Podíamos traer en nuestras manos algún regalo u objeto que quisiéramos que él nos bendijera.

Se podía imaginar que cada uno de los 10 compañeros traíamos en la cabeza una pelea de ideas: ¿Qué le diré al Papa cuando esté frente a él? ¿Podré articular alguna frase?  ¿Me mirará de frente o será un “pasón” protocolario?

Traíamos, como obsequios, un libro de Fray Antonio Alcalde, ilustre obispo de nuestra Arquidiócesis, en proceso de beatificación, unas galletas que portaban 2 laicos que nos acompañaban y un tequila.  Llevábamos, a su vez, rosarios, recuerdos de Roma, y nuestras Cruces de Plata conmemorativas de nuestro aniversario.

¡Qué alegría irradia en el encuentro personal!  Nos vio a los ojos, nos saludó, dejó que le besáramos la mano, nos bendijo lo que le presentamos, nos escuchó el breve diálogo improvisado y entre tartamudeos por los nervios de la ocasión… Ya en conjunto, al saber que éramos del grupo de los 25 años, nos motivó a no ser amargados ni  estar tristes, sino alegres y entusiastas.  Como llevamos Rosarios y el tequila, nos soltó una frase simpática que rompió el protocolo: “Cuando estén tristes, una Ave María y un tequila”, cosa que aplaudimos y nos dio mucha risa. 

Este fue el gran encuentro con el Papa de la cercanía, de la alegría, de la sencillez.  Nos hizo el viaje, el aniversario, la vida. 

Gracias Señor por estos momentos que animan nuestro sacerdocio, don tuyo, -como nos lo recordó el Papa en su homilía de este día-.  No hay palabras suficientes para expresar lo grande que ha sido el Señor con nosotros, con nuestras familias y comunidades que nos han acompañado en nuestros 25 primeros años.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

1 comment

Avatar
José Julio Delgado Heredia diciembre 22, 2019 - 8:16 am

Que gran dicha y alegría el encontrarse en su 25 aniversario Sacerdotal con el sucesor de Pedro, y más alegría me dio en mi corazón el saber que 2 compadres son compañeros de generación Sacerdotal, quienes han sido un gran pilar y cimiento en mi familia y matrimonio
Gracias Compadre Ramón Gutiérrez, Gracias Compadre Martin Gómez. Por su ejemplo y testimonio de vida. Y a continuar con su gran labor de rescatar almas para la Iglesia de Jesús.

Comments are closed.

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.