upc4

Fernando Moreno Berra
1 de teología

Hoy les invito a conocer la vocación de nuestro hermano Rafael Arellano Jiménez, alumno de primero de teología. Nació el 20 de septiembre de 1993, originario de la parroquia Jesús Divina Misericordia en El Salto; él inició su formación en la etapa de secundaria el 21 de agosto de 2005 en el Seminario Auxiliar Anacleto Gonzales Flores, ésta fue la primera generación de adolescentes que se formaban en esa casa. Rafa permaneció en el Seminario durante la secundaria y la preparatoria, después se retiró por un tiempo de siete años colaborando en las actividades pastorales de su parroquia con las herramientas y aprendizajes que había recibido de entregar su adolescencia al Señor Jesús; y continuó su proceso de formación en el CIT en 2019. En esos siete años no se alejó de él la inquietud por el sacerdocio.
Desde el principio se sintió motivado por el testimonio de su Sr. Cura Efrén Mascorro, fallecido en un accidente que Rafa aún lamenta, en él pudo ver la presencia del Buen Pastor por su ejemplo de ser humano, de gran sacerdote y presencia paternal. Estas cualidades hicieron que Rafa recordara que alguna vez él también había sido llamado para encarnar en esas mismas cualidades, Cristo confirmaba su llamada:

«fue entonces que volví a ver su mirada de amor, y aunque en cierta forma me resistía “su mirada venció” y decidí ser valiente y responder. Decidí dejar atrás todas las dudas y todos mis miedos»

Ya de vuelta en el Seminario, con una visión nueva y fortalecida de lo que es el sacerdocio, cuenta que le apasiona la vida formativa, fraternidad, Eucaristía y apostolado, todo ello pieza clave para su respuesta, además de las misiones, la promoción vocacional, los torneos, paseos y retiros. Es testigo de que el amor todo lo renueva porque aunque a veces uno no tiene la misma disposición o energías para hacer las cosas, nunca faltan fuerzas.
Disfruta mucho de tomar una taza de café con sus amigos compartiendo la vocación, el estudio y sus anécdotas fuera del Seminario, con ellas pasa momentos muy agradables porque enriquece el criterio y las expectativas de los compañeros que se han formado ininterrumpidamente. Así mismo, se recrea con los escritos del padre tapatío Benjamín Sánchez: «Me gustan mucho sus escritos, en especial su célebre obra del “Romancero de la vía dolorosa” de manera particular, la poesía de la onceava estación: Jesús es crucificado».
Le pregunté ¿Qué quieres decirle a quienes piensan en la posibilidad de optar por la vida sacerdotal? Y me respondió efusivamente:

«qué sean valientes, que vale la pena, que es un gran don ser llamado por nuestro nombre y ser llamados a dejar que el Señor les haga instrumento de su gracia, y recordarles que no hay un tiempo determinado de responder, que el Señor llama a todas horas incluso a algunos por la tarde o la noche», como lo dice el capítulo 20 del Evangelio de San Mateo.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.