upc4

El Cardenal José Francisco Robles Ortega confió a la Reunión Conjunta el dar seguimiento a los resultados de la VII Asamblea Diocesana de Pastoral

Pbro. Juan Carlos Muñoz Monroy

El trabajo de la VII Asamblea Diocesana de Pastoral estuvo marcado por una participación activa. Podemos percibir que poco a poco se va entendiendo el trabajo que nos ha propuesto el Cardenal Francisco Robles Ortega, iluminado esencialmente por la metodología participativa. Esta metodología es lenta pero segura; va dando pasos firmes en el trabajo de la Diócesis y se percibe el interés de sacerdotes y laicos, los resultados no son inmediatos, pero son fuertes.

El trabajo de la Asamblea tuvo como resultado el valor de la misericordia y algunos cauces operativos que se concretan en la acción pastoral. El Cardenal confió al Equipo Base de la Vicaria que organizara y guiara el trabajo para hacer operativo el resultado.

En la reunión conjunta extraordinaria, del 10 de julio, celebrada en el Centro Diocesano de Pastoral, se tuvo como objetivo ordenar y priorizar los cauces operativos del valor de la misericordia que propuso la Asamblea Diocesana, que nos lleven a hacer operativo nuestro plan diocesano en las tres periferias existenciales: las familias en crisis, los jóvenes en crisis y el tejido social roto. Se comenzó con la oración de la lectio divina, tomada del Mt 25, 34-46, llamada la parábola de juicio final.

Se presentaron los diez cauces operativos, fruto de la VII Asamblea Diocesana de Pastoral. Estos cauces encaminan a concretar el valor evangélico de la Misericordia y ayudan a profundizar en él. El valor de la Misericordia es el valor que el Espíritu Santo inspiró; iluminará el objetivo diocesano así como en las comisiones o dimensiones diocesanas y todas las estructuras pastorales de la diócesis. Se trata de ejercitarse en la paciencia histórica, para que los procesos se vayan entendiendo y asumiendo en una diócesis tan grande y diversa a la vez.

El objetivo primordial de esta reunión fue buscar la operatividad de los cauces, ordenándolos y priorizándolos en comunión y participación. Se buscó hacerlo utilizando la metodología participativa. El equipo básico de la Vicaria discernió los cauces operativos y los dividió en proyectos y actividades; entendiendo como proyecto la organización de varias actividades formalmente organizadas en un tiempo determinado que tienen una finalidad precisa. Y como actividad la acción o conjunto de acciones repetitivas que se llevan a cabo para cumplir un programa, que a su vez concreta el proyecto. 

Se presentaron cinco proyectos, a saber:

1. Año de la misericordia

2. Gran misión de la misericordia

3. Diagnóstico de las periferias existenciales

4. Plan formativo en la Doctrina Social de la Iglesia

5. Generar espacios de misericordia

Y quince actividades: encuentros, retiros, repartir despensas, visitar enfermos, parque del perdón, catequesis públicas, Eucaristías públicas, reflexión, carpa misionera de la misericordia, visiteo a las familias, atención médica espiritual, obras de misericordia corporales y espirituales, oración, sensibilización (personajes como Fray Antonio Alcalde, P. Cuéllar) y subsidios.

Se sugirió que se trabajara sólo en los proyectos buscando visualizar el tiempo de su realización a corto plazo (menor a 1 año), mediano plazo (2 y 6 años), largo plazo (superior a 6 años, y generalmente, generador de proyectos menores) y permanente (supone proyectos o acciones que deben de permanecer de forma regular en la acción pastoral paradigmática y programática). Indicar la mediación, donde haya una instancia responsable de su elaboración, animación y aplicación a nivel diocesano, de modo que genere la articulación y vinculación de todas las instancias de la pastoral territorial y la pastoral funcional en espíritu de sinodalidad; así como la interlocución, precisando los principales destinatarios de cada proyecto o actividad, pero también las distintas instancias sociales con las que tendríamos que trabajar conjuntamente.

Se formaron seis equipos de trabajo para priorizar y discernir los proyectos propuestos por el equipo base de la Vicaria. Se dio tiempo al diálogo y al discernimiento. En el plenario tres equipos trabajaron en los cinco proyectos y los otros tres equipos sólo trabajaron en la gran misión de la misericordia. Al final, la reunión conjunta optó en su mayoría por este proyecto para trabajarlo a mediano plazo. Al Señor Cardenal se le presentará el resultado del trabajo realizado y se esperará a que se defina o haga algunas puntualizaciones, si así lo ve conveniente.

Las actividades que conlleva el proyecto de la gran misión han sido confiadas a la Vicaria de Pastoral, que será trabajado en la reunión conjunta, con los responsables de comisiones, seminario y vida consagrada. Será un trabajo articulado donde se busque primeramente un diagnóstico profundo de la realidad y a partir de los resultados se programen actividades concretas que respondan a las necesidades reales de la Iglesia Diocesana de Guadalajara.

Queremos que este trabajo sea medible y evaluable. Que nos encamine a actividades concretas donde sea más clara la misericordia del Padre.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.