upc4

MICHELLE FLETES

En la tercera semana de junio el Mtro. José Ramón Ayllón Vega, profesor de origen español, estuvo en la Universidad Panamericana de Guadalajara, invitado por el Instituto de Humanidades. Es autor de múltiples libros, especialista en temas de filosofía, educación, ética, literatura e historia, quien además ha sido profesor de Antropología Filosófica y Ética en la Universidad de Montevideo, en la Universidad de Navarra y en la Universidad Panamericana, campus Guadalajara.
Dictó una conferencia enfocada en los valores; destacó que los denomina dentro de la teoría del bien, y las virtudes son la práctica del bien:
“Hay cosas que son buenas, como la justicia, la belleza, la fortaleza, la veracidad, la lealtad, pero lo bueno es ponerlos en práctica; cuando pones en práctica esos valores se les llaman virtudes”.

RESPETO A LA VERDAD Y LA PRUDENCIA
Señaló que se habla comúnmente de valores, pero los profesores de ética prefieren llamarles virtudes.
“Esas virtudes fundamentales son el respeto a la verdad, la fortaleza para resistir en muchas ocasiones o para conquistar cosas que merecen la pena; hay una virtud que nos lleva a no confundir el placer con el bien y se le llama autocontrol o dominio de sí. Por el hecho de ser sociales por naturaleza tenemos que aceptar una regla de juego”, explicó el Mtro. Ayllón Vega.

Destacó que “el que acepta las reglas del juego es el que cumple las leyes, y cumplir las leyes, decía Aristóteles, significa ser justo”, con esto ya hay un valor que es la virtud fundamental: la justicia.
“El hombre es el único ser moral y significa que tenemos una de las aplicaciones de la inteligencia con la que también es capaz de distinguir entre el bien o el mal”.

Resaltó que las virtudes antes de ejercitarlas hay que educarlas, hay que saber qué son. La educación de la conciencia es fundamental; las personas tienen que respetar la verdad en el tema de la prudencia, misma que el catedrático español señala que también se aprende con la experiencia de la vida:
“La prudencia requiere mucha experiencia, requiere también la petición de consejo, es necesario para acertar que tú te confrontes con otras personas y que tengas referentes, que puedas preguntar posiblemente a tus padres, a tus buenos profesores, a un Sacerdote que conozcas, eso es fundamental para la virtud de la prudencia”.

MONOS CON PANTALONES
El especialista indicó, citando a C. S. Lewis, que si no hay valores y no hay virtudes las personas serían monos con pantalones, y que si las personas se ríen de los valores y de las grandes virtudes, se estaría castrando a la juventud:
“Castramos y luego queremos que los castrados sean fecundos; con esto nos jugamos el porvenir, no solo el futuro de un país, sino el presente; si ves que en tu país hay muchas cosas que pueden mejorar y hay muchas cosas que fallan, lo que necesitas son personas íntegras, eso es lo que está en juego, al igual que la felicidad de las personas, porque una persona sin valores, una persona sin virtudes, es una persona que está deconstruida”.

INFLUENCIA DE REDES SOCIALES
El Mtro. José Ramón mencionó que actualmente se vive en una sociedad que cada vez es más hedonista, más individualista, el influjo de las redes sociales es terrible; sin embargo, expresó que en México sigue habiendo todavía un trasfondo cultural tradicional en el que influyen mucho las virtudes.
Finalmente, comentó que nunca ha habido un Estado de justicia permanente y perfecta, ya que la justicia siempre hay que estar restaurándola; es un reto mejorar la sociedad en la que vivimos.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Leave a Comment

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.