upc4

Juan López Vergara

Nuestra madre Iglesia presenta hoy un pasaje del santo Evangelio, que nos exhorta a tener bien abiertos los ojos de la fe para no confundir al Señor con un fantasma, como ocurrió a sus seguidores. Ante semejante confusión,
Jesús realizó un hecho portentoso, que provocó la confesión de fe de sus discípulos (Mt 14, 22-33).


LA ORACIÓN DE JESÚS ES EL MARCO DE LECTURA
Después de la multiplicación de los panes, Jesús pidió a sus discípulos que se adelantaran, mientras él despedía a la gente; luego “subió al monte a solas para orar” (v. 23). La oración de Jesús manifiesta su comunicación permanente con el Padre, de quien acaba de dar testimonio de su amable y generosa solicitud por su pueblo (véase Mt 14, 19).
Esta breve pero sustanciosa introducción, cuyo centro es la oración del Señor, es el marco de lectura adecuado para el relato del encuentro con sus discípulos.

JESÚS REVELÓ SU IDENTIDAD
Se trata de un pasaje rico en símbolos: la tempestad, el agua, y la noche evocan las fuerzas del mal; la barca alude a la Iglesia, de la que Pedro aparece como su portavoz. Cuando Jesús se les acercó caminando sobre las aguas, la barca estaba mar adentro y era de noche. Los discípulos atemorizados lo confundieron con un fantasma. Pero Jesús les dijo: “Tranquilícense y no teman. Soy yo” (v. 27).
Jesús reveló quién es, pero no lo hizo empleando su nombre, sino que utilizó la expresión con la que Dios se da a conocer en el Antiguo Testamento (compárese. Ex 3, 14)

LA TRINIDAD ES LA VIDA DIVINA
Este precioso texto evangélico nos conduce al corazón de nuestra fe cristiana: El Misterio de la Santísima Trinidad. En un libro de verdad hermoso, que cristalizó a raíz de unos ejercicios espirituales que el sacerdote obrero Jacques Loew, predicará en el Vaticano en 1970, por invitación de nuestro queridísimo San Pablo VI, nos invita a profundizar en semejante misterio:

“La Trinidad es la vida divina. La encarnación es esa vida divina comunicada a la humanidad del Cristo. La encarnación del Cuerpo Místico es esa vida divina englobando al hombre en la humanidad de Cristo” [J. Loew, Ese Jesús al que se llama Cristo, La Editorial Católica, Madrid 1971 (segunda edición), pág. 66].

Pedro, entonces, le pidió que si de verdad era el Señor le concediera caminar sobre las aguas. Jesús se lo permitió. Sin embargo, Pedro se asustó y comenzó a hundirse, por lo que gritó: “Sálvame, Señor” (v.30). Jesús le tendió su mano, y mostro cómo el poder de Dios sobre las aguas del caos, actuaba por Él, lo cual suscitó la confesión de fe de sus discípulos: “Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios” (v. 33).
Muy apreciables lectores, para actualizar el santo Evangelio del día de hoy, los exhorto a unirnos al maravilloso misterio que entraña la confesión de fe de nuestros primeros hermanos.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.