upc4

Héctor Quintero López

El último monasterio femenino, pero no menos relevante que se fundó en la capital de la Nueva Galicia, fue el de Clarisas Capuchinas de la Inmaculada Concepción, hacia 1761. Para la aprobación de su establecimiento, construcción y fábrica intervino el señor Obispo Fray Francisco de San Buenaventura Martínez de Texada, quien falleciendo un año antes no pudo ver el establecimiento de este monasterio, pues el 2 de diciembre de 1761 arribaron a la capital tapatía las doce religiosas que habrían de fundar este nuevo convento, procedentes del poco antes fundado convento de Lagos. Una vez tomada la posesión de su rústico convento, las dichosas monjas capuchinas establecieron en este lugar una vida austera, acorde a la regla de Santa Clara.
Antes de la fundación, Fray Luis del Refugio refiere que fueron presagio de tanta santidad e inocencia que doce palomas blancas se veían revolotear sobre el terreno que más tarde ocuparía su convento y entre otras visiones, se llegó a observar a Jesús Nazareno seguido de ciertos bultos, –como en procesión–, portando hábitos religiosos. Por lo que el establecimiento de este cenobio y el culto a Jesús Divino Preso en este lugar fueron arropados con gran cariño por parte de la grey tapatía.
El templo y monasterio está dedicado a la Inmaculada Concepción de María, presidiendo en el altar mayor una escultura de preciosa factura realizada por Victoriano Acuña, célebre escultor que tuvo una época prolífica en Guadalajara hacia la primera mitad del siglo XIX. Así mismo, en la capilla interior del monasterio llamada –la escala santa– se resguardaban dos esculturas que más tarde pasaron al culto público en la nave principal, a saber: Nuestra Señora de la Soledad y un Divino Preso, ambas Imágenes de tamaño natural. Al respecto, la Hermana Margarita de Jesús nos comparte que:

“La devoción al Divino Preso en el templo de Capuchinas se remonta a finales del siglo XVIII, por desgracia no se tiene una datación exacta de cómo se instituyó esta costumbre devocional, sólo sabemos que correspondía a los templos de los monasterios femeninos de la época organizar y llevar a cabo una solemne procesión con la Imagen de Jesús Divino Preso, de la cual, cada monasterio contaba con la propia, correspondiendo a este monasterio el quinto viernes”.
“Por las tribulaciones de los tiempos esta tradición se perdió, y aquí es donde exhortamos a los fieles a ayudarnos a recuperar esta hermosa tradición, muy tapatía y a la vez obtener los dones y gracias que otorga nuestro Señor Jesucristo, al venerar su santa Imagen del Divino Preso, siendo una doble ganancia: espiritual y cultural, para nuestra ciudad tan necesitada de ambas”.

Ubicado en Santa Mónica 475, Zona Centro.

Así pues, se llevó a cabo la festividad en honor a Jesús Divino Preso en el templo de la Inmaculada concepción, conocido como –Capuchinas– el viernes 15 de marzo, realizándose una solemne Misa conventual a las 8 horas y posteriormente la veneración de la Imagen del Divino Preso hasta el mediodía. Concluyéndose así, este ciclo de celebraciones en honor a Jesús Nazareno que desde hace apenas unos años, gracias a los esfuerzos de los capellanes y prioras de los monasterios de Guadalajara se ha retomado, esperando sean grandes los beneficios que Dios obre a través de esta piadosa práctica cuaresmal.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.