upc4

Karime Ramos Godoy

Hace muchos años cuando un admirable y muy querido Profesor abandonaba el aula de clases tras no recibir respeto y atención de parte de algunos compañeros, le alcanzamos en el pasillo para tratar de explicarle que los que queríamos su clase éramos muchos y que regresara; su respuesta fue serena pero firme: “si los buenos no son lo suficientemente buenos para poner el ambiente, no merecen mi clase”. Ante tal balde de agua fría, nos quedamos callados, decepcionados, pero con la gran tarea por delante de poner el buen ambiente en la clase para poder recibirla.

Estas palabras han resonado desde hace ya más de 17 años en mi cabeza; los buenos debemos ser no sólo muchos o bastantes, debemos ser lo suficientemente buenos como para poner el buen ambiente.

Lo mismo pasa cuando defendemos la vida del no nacido y la vida del planeta tierra. No va a importar si somos “muchos” si no somos lo “suficiente” para poner un buen ambiente, un buen ejemplo.  Debemos ser suficientemente buenos para arrastrar con nuestros actos, con el ejemplo y no solo congregar masas para demostrar que los buenos somos más, o que también contamos.

El cambio que tanto necesita nuestra Casa Común se vivirá cuando dejemos de ser tan condescendientes con nosotros mismos y entendamos que para “sumar” no requerimos solamente de muchas personas sino de muchas personas con la camiseta bien puesta para defender la vida con cada acto, palabra y decisión.

Si al día de hoy ha prevalecido la cultura en contra de la vida, en contra de la naturaleza, la que está a favor del individualismo, egoísmo, de poner al dinero como eje del fin de la conducta del hombre, es porque hace falta que los que nos consideramos “buenos” realmente estemos a la altura, que de verdad día con día vivamos desde la trinchera de actuar bien, cueste lo que cueste para poder educar a las generaciones que vienen y lograr cambios positivos radicales en nuestro entorno actual.

“Por otra parte, cualquier solución técnica que pretendan las ciencias será impotente para resolver los graves problemas del mundo si la humanidad pierde su rumbo, si se olvidan las grandes motivaciones que hacen posible la convivencia, el sacrificio, la bondad” (Laudato si, n 200).

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.