upc4

Memoria Viva de una Beatificación II

Alejandra Lozano Saldaña

Continuando con la charla que el Cardenal Juan Sandoval Iñiguez,
Arzobispo Emérito de Guadalajara, nos otorgó en exclusiva, compartimos todo acerca de la beatificación de Anacleto González Flores y compañeros Mártires.

El 20 de noviembre de 2005, los ojos de los fieles católicos se centraron en
la ciudad de Guadalajara. En el Estadio Jalisco, el Cardenal José Saraiva
Martins, en ese momento Prefecto de la Congregación para la Causas de los
Santos, en representación del Papa Benedicto XVI, llevó a cabo la Ceremonia de Beatificación de Anacleto González Flores y compañeros mártires.

LOS LAICOS COMO EJEMPLO DE VIDA
“La mentalidad de aquellos tiempos de ‘mil novecientos treinta y tantos’, era que solamente los frailes y sacerdotes eran los santos, no se introdujo ninguna causa de laicos y hubo laicos mártires muy generosos. Entonces, llegando yo como Arzobispo de Guadalajara en el 94, introduje la causa de Anacleto y compañeros mártires, que eran laicos.
Se hizo aquí en Guadalajara el estudio diocesano rápido, porque ya estaba hecho el marco histórico, que era la persecución religiosa… Se comprobó su
martirio y se mandó a Roma la causa y fue aprobada”, continuó platicándonos para el programa del Santuario de los Mártires Mexicanos, Mártires de Cristo, el Arzobispo Emérito de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez.
Es importante resaltar que para la beatificación de Anacleto y compañeros mártires no se necesitó un milagro, puesto que fallecieron derramando su
sangre en defensa de la fe, su martirio era suficiente, por eso el Papa Juan Pablo II aprobó la beatificación, pero lamentablemente su salud no le permitió llevar acabo este momento memorable para los tapatíos, pues falleció.

UN PROCESO NADA FÁCIL
Después del fallecimiento de San Juan Pablo II, el Papa Benedicto XVI, quien fue su sucesor y electo como Sumo Pontífice, en abril de 2005, le dijo al
Cardenal Sandoval algo que parecía que la ansiada beatificación se prolongaría más tiempo en llegar: “Yo no hago beatificaciones, que las haga el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, él solo realizaría canonizaciones, me dijo”, comentó Don Juan Sandoval Íñiguez.
Ante tal respuesta, el Arzobispo Emérito nos compartió: “Anacleto y sus
compañeros mártires iban a ser beatificados en Roma, y yo pensé ‘que vaya
mucha gente y no van a ver al Papa en la ceremonia, sino a un Cardenal, pues no… mejor aquí’”.

“Con el Papa Benedicto XVI también llevé mucha amistad, me animé y le dije: ‘Santo Padre, pues permita que vaya el Prefecto de la Congregación a Guadalajara y allá los beatifique’. Y dijo: ‘Sí, yo voy a fijar la fecha’”, compartió con una sonrisa el Cardenal Juan Sandoval.

Finalmente, el ahora Papa Emérito Benedicto XVI, aprobó el viaje del Cardenal José Saraiva Martins a Guadalajara para que se llevara a cabo la ceremonia el 20 de noviembre de 2005: “Una fiesta inolvidable, en punto de las 5 de la tarde inició. Cerca de 80 mil personas (sic) al interior del Estadio, y otras tantas afuera que no alcanzaron a entrar”, rememora el Arzobispo Emérito.

EL CIELO SE PINTÓ DE ROJO
Existe un momento inolvidable que vive en la memoria del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, así como vive también en la memoria de quienes pudimos estar presentes: “Hubo un fenómeno que todo el mundo vio, el cielo rojo, rojo, a la hora de la beatificación en el techo del Estadio Jalisco, era un rojo intenso, todo mundo se admiró, era una señal del Cielo…, y ahí están ellos, esperando que se haga un milagro para que sean santos”.
“Quiero exhortar a la gente a que en sus necesidades, en sus enfermedades,
en sus sufrimientos invoquen la intercesión de Anacleto González Flores y
compañeros mártires”, concluyó el Arzobispo Emérito.
En nuestra siguiente entrega hablaremos del inicio de la obra del Santuario
de los Mártires.

Existen dos tipos de martirio
Cruento: Es aquel en el que se derrama sangre.
Incruento: En éste no hay derramamiento de sangre.

Al proceso de beatificación de Anacleto González Flores y compañeros
mártires, promovido por la Diócesis de Guadalajara, se unieron tres
Diócesis más:
León: Con las causas de José Trinidad Rangel, Leonardo Pérez Larios y
el español André Sola y Molist.
Zamora: Con José Sánchez del Río (Canonizado el 16 de octubre de 2016).
Veracruz: Con la causa del ahora beato Ángel Darío Acosta Zurita.

@arquimedios_gdl

TE INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LOS

Comunicadores Parroquiales

Los cuales promueven la Pastoral de la Comunicación en sus Parroquias

Dirección

"En la Iglesia tenemos urgente necesidad de una comunicación que inflame los corazones, sea bálsamo en las heridas e ilumine el camino de nuestros hermanos y hermanas"

Papa Francisco

Copyright @2023 – Todos los Derechos Reservados.